A lo largo de dos días de la primavera de 1996, nueve escaladores perdieron la vida mientras descendían del Everest. Una fuerte tormenta, el orgullo y la ambición desmedidos y una serie de errores fueron los factores que convirtieron esos días en los más mortales de la historia de la montaña.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí