Ubicada en el macizo del Mont Blanc se encuentra la que se considera la arista más larga de Europa, más de ocho kilómetros de cresta. Partiendo de 1500 metros de altitud, una sucesión de agujas de roca, corredores de hielo, descenso de rápeles extraplomados, y ascensos glaciares acaban en la cumbre más alta de los Alpes el Mont Blanc de 4807 metros de altitud.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí