Equipado con nada más que un pequeño parapente, unos pies de gato y una bolsa de magnesio, el 8 de agosto de 2016, Hansjörg Auer intentó lo imposible. 3 grandes muros, 2 vuelos, 1 día, 0 cuerdas…

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí