Fotografía en el boulder, consejos y pequeños trucos

0
294

A medida que las cámaras de los móviles han ido mejorando, se ha vuelto más frecuente encontrarse con personas que en cualquier escuela, se centran más en los objetivos de sus cámaras que en las yemas de sus dedos. La fotografía es un arte en si misma y aplicarla a un deporte como la escalada es un hobbie cada día con más adeptos. Para todas esas mentes inquietas hemos preparado una serie de consejos y pequeños trucos, todos ellos adquiridos desde nuestra propia experiencia en el mundo de la fotografía profesional.

Nacho Sánchez en Gabo, 8b+. La Pedriza

No importa tanto la cámara, sino lo que sepas hacer con ella

Aunque cueste creerlo, a veces se pueden conseguir imágenes espectaculares que terminen en anuncios, en revistas o incluso en camisetas de grandes marcas con las cámaras más baratas del mercado. Todas las fotografías que acompañan este artículo fueron hechas en su día con una Nikon d3300, una de las cámaras mas asequibles del mercado.

Así que no poder tener acceso a una gran cámara no debería de ser excusa.

Nacho Sánchez en La Ermita sit, proyecto de 8c. La Pedriza

Observa el bloque antes de que empiece a ser escalado

El primer paso a seguir para lograr la imagen perfecta es centrarse en ojear con calma el bloque, identificando los posibles buenos ángulos desde donde tomar las imágenes. Y si ya se conoce la línea, hay que probar a situarse en posiciones donde no nos hayamos colocado en otras ocasiones, con el fin de obtener nuevos puntos de vista.

Muévete mucho

Los primeros pegues han de servir para identificar el paso clave del bloque, diferenciando en este punto que el paso crucial no siempre es el mismo para el escalador que para el fotógrafo, por lo que no siempre hay que buscar el movimiento más difícil de la línea sino el más visual. Una vez sepamos cual es el movimiento más atractivo para nuestras cámaras, el siguiente paso es lanzar unos cuantos disparos de prueba mientras le dan los primeros pegues, pero siempre desde diferentes posiciones, cuantas más mejor. Busca todos los ángulos posibles, incluso los que menos te imagines, ya que en muchas ocasiones la mejor fotografía estará en el ángulo más inesperado.

Ese mejor mejor movimiento visualmente hablando suele coincidir con el movimiento más dinámico de la ruta. Si el escalador tiene que hacer un lance o un semi lance o tiene lanzarse, ese podría ser un buen punto en el que centrar nuestros esfuerzos. En caso de estar fotografiando una placa de adherencia es muy recomendable subir a la parte superior y tomar fotografías desde la parte de arriba del bloque.

Carlos Ruano en Special Edition, 8b. La Pedriza

Activa el modo ráfaga

Este es el eterno debate cuando comparto impresiones con algún fotógrafo profesional alejado del mundo deportivo, ya que en el mundo de la fotografía suele considerarse como el mejor fotógrafo a quien consigue la mejor imagen con el menor número de disparos posibles. Pero no hay que olvidar que la escalada es un deporte veloz, y por lo tanto el mejor instante de una ascensión a veces puede durar tan solo unas centésimas.

Para no perdernos ese pequeño gran instante, una vez que tengamos identificado el mejor ángulo de disparo y cual es el movimiento clave, lo mejor será no lanzar ningún disparo en los movimientos previos esperando a que el escalador o escaladora alcance el punto importante de la ruta, y cuando este vaya a realizar el movimiento lanzar una buena ráfaga de disparos.

De esta manera, repitiendo esta operación durante dos o tres pegues será difícil no conseguir una muy buena imagen. Una vez conseguida haremos lo propio en el resto de pasos, consiguiendo también alguna buena fotografía de todos los movimientos.

Óscar Martínez en Awesome, 7c. La Pedriza

El amanecer y el atardecer, los mejores momentos del día

Si es posible centra tus esfuerzos en estos dos tramos del día. El exceso de luz en las piedras echará por tierra cualquier fotografía en la que todo lo demás se ha realizado de la mejor manera posible.

BendeCorme en El minimalista, 7c. Punta Nariga, Corme

Colores brillantes, y si el escalador puede llevar distintas camisetas, mucho mejor

Los colores chillones y llamativos siempre darán un toque especial a las fotografías, haciendo también más efectivo el posterior retoque digital en caso de querer realizárselo. Si tenemos en mente fotografiar diferentes bloques a lo largo del día, sería importante pedirle al escalador principal de la sesión que lleve camisetas de diferentes colores, y si hay confianza incluso algún otro pantalón también.

Santiago Villalba en La Gran Atalaya, 7a. La Pedriza

Esconde las mochilas

Es muy importante esconder siempre todo el material sobrante antes de empezar a escalar. Unas playeras tiradas o un táper con comida en el extremo de una imagen perfecta nos producirá más de un disgusto al llegar a casa.

Practica con las panorámicas

Carlos Ruano en Awesome, 7c. La Pedriza

Las panorámicas son las grandes olvidadas en el mundo de la fotografía en la escalada, pero puede ser la técnica que nos de las imágenes más espectaculares. Pero no nos referimos a las panorámicas típicas de girar el móvil. Os voy a enseñar una de las técnicas que aprendí a base de ensayo y error y que como os digo puede daros las imágenes más espectaculares en cuanto que la dominéis un poco.

BendeCorme en El Minimalista, 7c. La Pedriza

El primer paso el alejarse para obtener un paisaje amplio, buscando siempre un sitio en el que vayamos a estar cómodos y que además nos ofrezca una visión panorámica del bloque. Lo siguiente sería centrarnos en el paso clave de la escalada, como te explicábamos en los puntos anteriores y lanzar una buena ráfaga de fotografías. Es importante realizar esta ráfaga desde una posición fija, sin mover la cámara hacia arriba ni hacia abajo, y una vez que el escalador haya caído o terminado su ascenso girar poco a poco la cámara efectuando diferentes disparos al paisaje vacío, hasta el punto donde queramos terminar nuestra panorámica. De esta manera conseguiremos un buen número de imágenes del escalador o escaladora entre las que poder elegir la que mejor haya captado la esencia, y todas ellas las podremos hacer panorámica mostrando también el resto del paisaje.

Adri Sánchez en El Filo, 6c. Cabo Negro

Es importante realizar este tipo de fotografías con la cámara en posición vertical, con el fin de capturar la mayor altura posible al paisaje. Algunas de estas imágenes han sido compuestas por hasta 11 fotografías individuales. Hoy en día cualquier programa como Photoshop o Lightroom unen automáticamente esas fotografías, convirtiéndolas sin esfuerzos en una única imagen. En Youtube se pueden encontrar infinidad de tutoriales al respecto.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí