¿Han sido demasiado difíciles los bloques del Campeonato del Mundo? Analizamos los resultados y hablamos con Sergio Pastor, routsetter profesional

0
178

Los Campeonatos Mundiales de Escalada están en pleno apogeo, con la celebración ayer en Hachioji de las fases finales de Boulder, y que continuarán esta noche con la celebración de las semifinales y finales de la disciplina de Dificultad. Pero la primera fase del Campeonato ha dejado un sabor demasiado agridulce en la mayoría de los participantes. Te contamos el por qué…

Demasiadas sorpresas

A nadie se le escapa que han sido unas finales bastante extrañas en cuanto a resultados se refiere, con algunas sorpresas que no deben pasar desapercibidas. Como la no clasificación para la final de dos de las máximas favoritas, la joven coreana Chaehyun Seo y la francesa Fanny Gibert. Ninguna de las dos escaladoras alcanzó ninguno de los 4 tops en unas semifinales en las que tan solo 4 escaladoras de las 20 participantes alcanzaron la presa más alta en alguno de los bloques. En la modalidad masculina las semifinales estuvieron bastante más disputadas, pero en la final tan solo el japonés Tomoa Narasaki consiguió alcanzar alguno de los tops, mientras que el mejor escalador de roca del mundo y uno de los mejores de la historia, Adam Ondra, quedaba en última posición sin alcanzar si quiera alguna de las zonas (de puntuación extra) en ninguno de los bloques. Y si bien es cierto que su fallo en la primera de las rutas le pasó factura mentalmente, no hay que pasar por alto que tanto el segundo clasificado y otro de los principales favoritos, Jacob Schubert como el joven alemán Yannick Flohé, quien dio la sorpresa quedando en tercera posición en su primera participación en unos Campeonatos del Mundo, se hicieron merecedores de las medallas sin llegar tampoco a ningún top, tan solo con dos zonas entre los 4 problemas propuestos.

Tras consultar con alguno de los participantes en las pruebas, quienes prefieren mantenerse en el anonimato, nos han sorprendido un par de detalles en los que coinciden prácticamente todas las voces consultadas: la profunda decepción y un gran enfado con la organización por el excesivo nivel de las rutas.

“A la organización se les fue de las manos. Bloques tan difíciles desvirtúan el espectáculo y hacen que los resultados no sean nada justos”.

La opinión de los finalistas

Pero están siendo los propios protagonistas quienes sin alzar demasiado la voz, de forma discreta, están lanzando sus críticas en forma de reflexiones. Como es el caso de Shauna Coxey, medalla de bronce, quien ha reconocido en sus redes la extrema dificultad de las rutas elegidas calificándolas de “brutales”:

Day 3 – Women’s Boulder Semi Finals. 20 competitors. 4 boulders. 5 minutes per boulder. Top 6 make it through to the…

Publicada por Shauna Coxsey en Lunes, 12 de agosto de 2019

 

También Adam Ondra, quien a pesar de ser el mejor escalador en roca del mundo terminó en última posición, ha lanzado una reflexión en sus redes en las que asegura que tiene mucho que aprender sobre el “boulder moderno”…

Time is running so fast at the World Championships. Yesterday started great. I won bouldering semifinal, but ended up on…

Publicada por Adam Ondra en Miércoles, 14 de agosto de 2019

 

Al hilo de la reflexión de Adam, queremos lanzar una pregunta: ¿de verdad qué Adam Ondra tiene mucho que aprender sobre el bouder o serán los organizadores quiénes tienen que aprender a encontrar el camino correcto? Porque parece increíble que un escalador que tiene prácticamente todas las escaladas más extremas del mundo en su haber, tenga algo que aprender y no que enseñar…

Jacob Schubert, medalla de plata, también ha hecho referencia a la excesiva dificultad de las rutas, calificando de “locura” la fase final de las pruebas:

Bouldering Vice World Champion 🥈😱🎉Yesterday was insane, winning a medal in Bouldering was always a dream and it came…

Publicada por Jakob Schubert en Miércoles, 14 de agosto de 2019

Clasificación y fase final femenina

Pero analicemos los resultados. La fase de clasificación de las chicas contó con un total de 89 participantes. De todas ellas, más de 20 no lograron alcanzar ni ninguna zona ni ningún top, mientras que tan solo cinco de ellas superaron alguno de los bloques.

A las semifinales llegaban las 20 mejores escaladoras. De todas ellas, tan solo 4 alcanzaron al menos uno de los tops, con la eliminación ya mencionada de Fanny Gibert y Chaehyun Seo con 3 y 2 zonas respectivamente y 0 tops entre las dos. Sin embargo en la final, quizás reconociendo el error bajaron enormemente el listón, y se notó, con cinco de las seis escaladoras alcanzando al menos uno de los tops.

Clasificación y fase final masculina

Las primeras clasificaciones masculinas estuvieron algo más competidas, aunque también hubo un altísimo número de escaladores que no alcanzaron ninguno de los tops, en total 47 escaladores de 94, justo la mitad, aunque muchos de ellos si que alcanzaron al menos alguna de las zonas.

En las semifinales hubo un mayor número de bloques superados, aunque siguieron siendo mayoría los atletas que no superaron ninguno de los problemas, 11 frente a los 9 que completaron al menos una de las rutas.

Pero sería en la final en donde la frustración y el enfado se apoderaría de la mayoría de los atletas. De hecho, de los 6 clasificados tan solo Narasaki consiguió superar alguno de los bloques, dos en concreto. En total, entre el resto de los cinco escaladores participantes, de los 20 bloques que intentaron tan solo sumaron 10 zonas de las 20 posibles y 0 tops de 20. Además se vivió un hecho bastante insólito, y es que el mejor escalador del mundo, Adam Ondra, no llegó a superar el primer movimiento en dos de los 4 bloques, siendo incapaz de alcanzar ninguna de las 4 zonas posibles, mucho menos alguno de los tops.

Hablamos con Sergio Pastor, routsetter y escalador profesional

Hola Sergio, ¿has visto las pruebas de Boulder de Hachioji?

¡Por supuesto! No lo vi en directo, pero la cena estuvo entretenida viendo la final con otros amigos frikis (risas)

Cómo routsetter profesional ¿Qué te han parecido los bloques propuestos?

Para mi gusto los bloques estaban bien propuestos, quizás un poco duros, pero no demasiado. Puede haber muchas opiniones diferentes ya que no a todo el mundo le gusta el mismo tipo de final, pero a mí, particularmente, me gusta cuando los bloques son bien duros como en este caso.

Aquí hemos podido ver claramente quien es el más fuerte y más completo, creo yo. Cuando todos los bloques le salen a todo el mundo y el resultado viene dado por el número de intentos todo es mucho más aleatorio y menos espectacular. Yo prefiero cuando nadie saca un boulder y de repente llega uno y lo hace, eso es mucho más impresionante (para mi gusto) a que todos hagan todo…

Cuando equipáis para una compe de este estilo, ¿suele haber más de un equipador?

Siempre hay un grupo de setters, por lo menos 5 o 6 personas entre equipadores oficiales y ayudantes externos, depende de la competición pero nunca equipa nadie totalmente solo, es un gran equipo. En mi caso nunca he equipado para una competición internacional (cosa que me encantaría), pero sí que tengo la suerte de haber trabajado con equipadores internacionales de la IFSC y haber equipado con ellos competiciones de alto nivel.

Todavía estoy en proceso de aprendizaje con respecto a ellos y puedo afirmar que equipar un competición de esas características es realmente difícil ¡¡y te pone muy nervioso!!

Qué se os suelen pedir como factor más importante, ¿dificultad o espectáculo?

¿Dificultad o espectáculo?, es una gran pregunta… En principio no tenemos ninguna exigencia externa, pero la exigencia interna es brutal, quiero decir como equipadores y creo que hablo por muchos, se busca un todo, es decir:

  • Un Ranking perfecto, que viene dado por el nivel de dificultad, en copa del mundo el nivel es altísimo de verdad, ¡es una burrada! Así que por supuesto el que los bloques sean difíciles es necesario, me parece básico. Si el bloque es muy bonito o muy espectacular pero todos empatan o todos se caen, el ranking no funciona, así que esta sería la prioridad.
  • Un espectáculo entretenido y con propuestas interesantes: El segundo punto más importante (para mí el más importante) es que el público y competidores se diviertan, para ello los bloques propuestos deben ser de diferentes estilos y debe haber movimientos extremos o muy visuales para forzar situaciones que motiven a todo el mundo. Este punto me parece clave, y no es nada difícil sobre todo con el nivel que hay.
  • La estética del muro y los bloques: Aunque no es tan necesario como el ranking o la calidad de movimientos para mi es igual de importante. Cuando veo una final, antes de que empiece miro los bloques, y antes de comenzar a pensar en los pasos, me fijo en la estética, creo que es vital, los bloques tienen que llamar la atención, tanto individualmente como la visión general del muro, eso atrae desde el principio y dan ganas de ver toda la competición y cuestionarse como se resuelven.

En respuesta a la pregunta, la prioridad para mí sería la dificultad (por puro ranking), y después el espectáculo, pero esto depende mucho del equipador, la competición y por supuesto el tiempo que haya para prepararlo todo.

Si os pasáis en la dificultad, ¿qué suele pasar?

Es muy difícil equipar la competición perfecta, y más en un formato a vista donde los competidores tienen 4 minutos para encadenar el bloque. En muchos de los casos siempre queda una compe fácil o una compe dura, así que es igual de malo pasarnos de dificultad que no llegar.

Intentamos siempre intentar ajustar el nivel para que todos los bloques sean encadenados, pero no por mucha gente por supuesto. Cuanto mayor es el nivel de los competidores más difícil es ajustar esto, pero bueno siempre hay un riesgo al equipar los bloques y siempre hay algunas dudas de si es fácil o difícil, es parte del juego y por eso es tan divertido y a la vez tan estresante.

¿Cuántas personas suelen probar los bloques, a parte de quién lo equipa los prueba algún escalador profesional que compare impresiones y dificultad?

Los bloques la prueba todo el equipo de setters, o si no da tiempo por lo menos 2 o 3 personas para hacer los ajustes y pensar en posibles soluciones o cosas que puedan descuadrar.

En algunas competiciones hay escaladores que han sido profesionales y ya no compiten,  y por supuesto no hay que olvidar que los equipadores internacionales son también escaladores de alto nivel, no solo ponen presas en el muro, parte de nuestro trabajo es poder escalar los boulders o intentar hacer todos los pasos en el caso de los bloques más duros. Muchas veces lo difícil no es saber si el bloque que has equipado es fácil o duro, sino saber si es posible de hacer en 4 o 5 minutos, es bastante probable que todos los pasos de los bloques de la final hayan sido resueltos por los equipadores pero no sabían hasta que punto eran fáciles o duros para el formato a vista en poco tiempo.

En una competición del estilo de la de Japón,  ¿qué grado de dificultad se suele poner en los bloques? 

No podría decirte el grado exacto. Son bloques duros, duros para 4 minutos. Realmente no lo sé, quizás boulders entre 7b y 8a, se suelen decir esos grados, pero es diferente a la escalada en roca y entran en juego movimientos muy diferentes en los que el grado depende de habilidades muy variadas que pueden ser muy fáciles para una persona y muy difíciles para otra.

Hace tiempo que no te vemos por España, ¿te va bien en Paris?

Me va muy bien la verdad, me encuentro en una etapa de transición entre competidor y equipador. Hasta principios de esta temporada he estado entrenando mucho y mi prioridad era competir. Pero me voy haciendo más mayor y mis prioridades han ido cambiando, seguiré compitiendo por supuesto, pero ahora estoy centrado en el trabajo.

Tengo la oportunidad de trabajar por toda Francia para una de las mejores marcas de salas de escalada del mundo como es ARKOSE, y estoy aprendiendo mucho sobre la profesión y practicando constantemente con un montón de equipadores diferentes y muy buenos.

¿Algún proyecto en mente?

De escalada en roca todavía no, el trabajo y las compes me han tenido un poco apartado así que en invierno intentaré escalar mucho en Fonten ¡y ver que proyectos salen a la luz!

Y de trabajo muchísimos proyectos, tanto en Francia como en España, es tiempo de invertir en el Setting y hacer que la profesión mejore y los profesionales estemos más valorados.

Ya os iré contando…

Sergio Pastor, durante un evento en el Awesome Boulder Center. Fotografía de Adri Sánchez.

En conclusión, unas pruebas demasiado aburridas

Como aficionados a la escalada de competición, tenemos que reconocer que encontrar ese punto intermedio entre dificultad y espectáculo no es nada fácil. La labor de los routsetter es de admiración en todos los casos, pero cuando sucede lo ocurrido en Hachioji, donde la dificultad supera al espectáculo, este último desaparece. Y en Japón, en gran parte de las pruebas de Boulder, el aburrimiento tomó el poder.

Ver fallar una y otra vez en el primer movimiento durante cinco minutos a un escalador o escaladora, no es divertido. Una competición así no engancha a los nuevos aficionados y puede llegar a desenganchar a quien si sigue este tipo de eventos.

Y a todo esto, habría que sumar el eterno debate sobre el estilo de los bloques propuestos, que desde hace ya bastante tiempo se alejan mucho de un estilo de escalada real. Los organizadores de este tipo de eventos ahora prefieren un estilo más cercano al parcour que a la roca, algo que sin duda prima el espectáculo, pero que también aleja en gran medida el mundo de la competición de la escalada real que todos practicamos en las montañas. Pero ese, como decimos, es otro debate…

 

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí