Los accidentes en la escalada, ¿por qué suelen ocurrir?

0
1155

Tras el fatal accidente de Ken Anderson mientras escalaba un 6b de clásica en Squamish, en el que el escalador se confió y no puso ningún seguro al ascender por una sección de 25 metros bastante fácil de la vía a mas de 150 metros del suelo, queremos lanzar un pequeño análisis en forma de reflexión sobre las principales causas de accidente en la escalada: el exceso de confianza y la falta de experiencia.

Los accidentes en la escalada pueden producirse por muchísimos factores, por eso los ejemplos que ponemos a continuación son solo eso, ejemplos. Ni son los únicos casos ni son las únicas causas, pero todos los ejemplos que os mostramos a continuación son causas reales que han desencadenado más de un accidente a lo largo de los años.

Ken Anderson, en una de sus últimas imágenes

 

Las principales causas de accidente

Como recogía anoche uno de nuestros seguidores (Escalando Jujuy) en una de sus reflexiones, dejando a un lado los accidentes que ocurren por el desgaste del material, la seguridad en la escalada está dada por la atención que ponemos en ella. Ni más ni menos. Y siguiendo este razonamiento, los tres principales factores que suelen desencadenar los accidentes suelen ser:

  • Escaladores sin experiencia que o bien por ignorancia o bien por arrogancia no cumplen las normas básicas de seguridad (en este caso las complicaciones suelen ser las menos peligrosas).
  •  Escaladores con la suficiente experiencia que se confían en exceso (los accidentes más graves).
  • Los accidentes pasan (y a veces no se pueden evitar).

 

Escaladores inexpertos

Cuando hablamos de accidentes de escalada entre principiantes, el inclumplimiento de las medidas básicas de seguridad por desconocimiento de las mismas es sin duda el desencadenante más repetido, aunque también es cierto que en este tipo de accidentes las consecuencias no suelen ser las más graves.

Al tratarse de escaladores recién iniciados, los riesgos que estos asumen en cada ascenso suelen ser mucho menores que cuando se goza de experiencia. En este tipo de escaladores será difícil ver saltarse alguna cinta y dejarla sin chapar o ver ascender un buen tramo de pared sin poner seguros. Sin embargo, hay 4 causas principales que se repiten en la mayoría de los accidentes más graves en los que la inexperiencia es la causa principal: hacerse mal el ocho, hacer de forma incorrecta la reunión, no pasar la cuerda por la última cinta exprés antes de la reunión y no tener la cuerda puesta correctamente en el gri-gri.

  • Hacerse mal el ocho o pasar de forma incorrecta la cuerda por el gri-gri: estos son posiblemente los errores más graves que se pueden cometer al escalar. Si el nudo que une la cuerda con el arnés está mal hecho, en el mejor de los casos si el escalador se cae en las primeras chapas, al depender todo el peso de un nudo mal hecho, este no aguantará. Y en caso de haber colocado la cuerda de forma incorrecta en el gri-gri el resultado será el mismo que si directamente no tenemos un nudo. En la mayoría de ocasiones el escalador caerá irremediablemente hasta el suelo. Cómo evitarlo: es imprescindible, además de una obligación, revisar el nudo del compañero antes de iniciar cualquier ascenso. También es necesario pegar un tirón a la cuerda a la altura del gri-gri para comprobar que este sujeta la cuerda de forma correcta.
  • No pasar la cuerda por la última cinta exprés anterior a la reunión al escalar en top-rope: este es otro de los errores más comunes que se pueden ver en la escalada, sobre todo en los rocódromos, aunque por suerte no suele tener graves consecuencias. Cuando escalamos en top-rope o de segundo, al ascender hay que ir quitando la cuerda de las cintas para poder continuar el ascenso. Al quitar la cuerda de la última de las cintas, nuestro peso dependerá completamente de la reunión, sea cual sea su estado. Si esta se rompe, sin un seguro anterior caeremos al vacío del precipicio. Cómo evitarlo: si al quitar la cuerda de esa última exprés cogemos el otro extremo de la cuerda (el que va al asegurador) y lo pasamos por esa cinta, en caso de un fallo en la reunión que nos haga caer, quedaremos colgando de esa última cinta. Si no hemos puesto ningún seguro, esa caída será hasta el suelo. El fallo en la reunión puede darse por varias causas, desde una rotura de los materiales fijados a la pared (cómo un mosquetón en mal estado) hasta un error del escalador al pasar la cuerda.
  • Hacer mal la reunión: si bien es cierto que este es uno de los errores menos comunes, también es cierto que en caso de producirse, las consecuencias suelen ser fatales. Cualquier tipo de error en la reunión desemboca en una caída desde la misma, generalmente hasta el suelo. Los motivos pueden ser varios, pero generalmente o bien el escalador se quita la cuerda del arnés para pasarla por los químicos o por los nervios del ascenso no se pasa de forma correcta por los mosquetones. Podría parecer imposible que alguien desde una reunión se descuelgue sin pasar la cuerda por un mosquetón, pero ocurre. La falta de experiencia unido al alto nivel de estrés que el ascenso produce en alguien inexperto pueden provocar errores básicos que parecerían imposibles de cometer. Cómo evitarlo: este es uno de los errores más fáciles de evitar. Muy simple, alguien sin la suficiente experiencia nunca deberá de manipular una reunión. Nunca bajo ningún concepto deberá ni si quiera tocar la cuerda desde la reunión. Eso si, en los primeros ascensos de un escalador recién iniciado, este deberá observar y tratar de entender el sistema que nos sujeta a la pared.

 

El exceso de confianza

Sin duda, los accidentes más graves que se producen en la escalada son producto del exceso de confianza. Los ejemplos son innumerables, y se han visto de todos los tipos.

Conocemos casos de personas con más de 30 años de experiencia que, con el objetivo de no perder el cabo, se han hecho un nudo como el de los cordones de las zapatillas al atarse la cuerda al ventral y olvidarse de cambiarlo por un ocho al iniciar la escalada. En este caso, el escalador llegó a la reunión sin fallar, y al descolgarse el nudo se abrió, cayendo el escalador más de 30 metros, aunque de manera milagrosa en este caso concreto el escalador sobrevivió.

Este es solo uno de los miles de ejemplos que existen de accidentes provocados por el exceso de confianza, como en el caso de la muerte de Ken Anderson el pasado domingo. En este caso, el escalador ascendía por una sección bastante fácil, por lo que no puso ningún seguro en un tramo de más de 20 metros. Al romperse un canto, la caída fue inevitable.

Otro caso que conocemos, y que se está convirtiendo en una causa bastante común de muertes en la escalada es escalar sin protecciones de ningún tipo, lo que se conoce como solo integral, cuando se rompe una presa o un canto. Aquí en España han habido varias muertes por este motivo, alguna de personajes muy conocidos en el mundillo y que ya son leyenda en los rocódromos. La reciente muerte de Austin Howell también tuvo estas mismas causas.

 

No olvidemos también que la escalada (en todas sus modalidades) es una actividad con un alto riesgo implícito, por lo tanto la atención en los procedimientos, la calidad de los materiales (uso y desgaste), la calidad de la vía (si está limpia o no), el clima, la protección personal y la experiencia, tanto del asegurador como la del mismo escalador son fundamentales para minimizar los riesgos y hacer de esta actividad lo más segura y cómoda posible.

La seguridad depende principalmente de nosotros, y de los riesgos que estemos dispuestos a asumir.

Queremos dar las gracias a Escalando Jujuy, sin sus reflexiones este artículo no habría sido posible.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí