Fallece Ken Anderson en un accidente de clásica, se confió y no puso seguros cuando se le rompió un canto

2
11516

Ken Anderson, muy poco conocido en nuestro país, era uno de aquellos grandes escaladores a los que apenas se les menciona más allá de sus escuelas locales. Gran amante de la escalada clásica, modalidad en la que había destacado con el ascenso de no pocos octavos, fue uno de los grandes impulsores recientes de Squamish, aquel lejano bosque de Canadá conocido por su enorme potencial para el boulder, además de por sus espectaculares fisuras. Allí Chris Sharma dejó una de sus primeras grandes rutas, Dreamcatcher.

En la mañana del domingo, a última hora, Ken estaba escalando junto a su novia, Gisely Ferraz, en un 6b de más de 300 metros de la zona del Chief, en Squamish. Estaban ascendiendo por una ruta que Ken ya había escalado bastantes veces con anterioridad, incluso en solo integral, Parallel Passages. Ken también había ascendido otras grandes rutas en Squamish sin protección de ningún tipo.

Era una vía fácil, demasiado fácil para él. Por eso no había puesto ningún seguro ni ningún tipo de protección en los últimos 25 metros de escalada.

En declaraciones a la revista Rock and Ice, Gisely cuenta que a medio camino junto a la reunión un canto se rompió cuando todo el peso de Ken dependía de él. Cayó 25 metros, golpeando en tres repisas diferentes.

Gisely tuvo que subir sin poder asegurarse un 6a+ para poder llegar a donde Ken se encontraba tendido.

No llevaba casco, pero sus heridas fueron principalmente en torso y extremidades. Un escalador que andaba por la zona llamó a la Real Policía Montada Canadiense para avisar del accidente, le dijeron que Gisely esperase a la ayuda.

Los primeros en ofrecer socorro llegaron a la zona 30 minutos después de su caída. Sin embargo, la ubicación de Ken y Gisely, a más de 150 metros de altura requirió un dificilísimo rescate. Después de varias horas, Gisely y un miembro de los servicios de emergencias lograron bajar a Ken a una buena repisa y quitar su peso de la cuerda. Cuatro horas después del accidente estaba en el helicóptero, pero ya era demasiado tarde.

“Murió en mis brazos”, dijo Gisely…

Ken Anderson y Gisely Ferraz. Fotografías cortesía de Gisely Ferraz para Rock and Ice.

2 COMENTARIOS

  1. Conclusión máxima: Pon seguros aunque se vea fácil, hasta en pasos de III y IV, la vida es el bien más preciado.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí