Perú Exploration: le damos un repaso al reciente viaje de los hermanos Pou junto a Manu Ponce a la Cordillera Blanca del Perú

0
198

A finales de junio los hermanos Pou, Iker y Eneko partían junto a Manu Ponce hacia la lejana Cordillera Blanca del Perú, un lugar aún poco explorado en donde la exploración toma un papel protagonista.

Iba a ser un viaje marcado por a tragedia, aunque también dejaría para el recuerdo el primer ascenso de 4 nuevas rutas que quedarán en la historia de estas montañas.

 

 

Primeros días de exploración

La aventura y la exploración se han convertido con el paso de los años en la parte más importante y motivadora de la escalada para los hermanos Pou, y también para Manu Ponce. Por ese motivo escogieron la Cordillera Blanca del Perú, unas tierras alejadas de la civilización y sin apenas información. No conocían ni la altura de las montañas a las que se tendrían que enfrentar.

 

Burrito Chin (6b, 700m) en Cerro Tornillo

El viernes 12 realizaban el primero de sus grandes ascensos de estos días, Burrito Chin, en la cara norte del Cerro Tornillo, de 4.900 metros y hasta entonces aún sin explorar. Con víveres para poder pasar hasta 5 o 6 días en el campamento al pie de la montaña, iniciaron su marcha hacia la pared. Sin embargo decidieron afrontar el ascenso en un único ataque, sin equipamiento para pasar la noche y solo con el material imprescindible para poder ascender la ruta. Lo hicieron en poco más de 6 horas.

 

La tragedia que marca el viaje

Al día siguiente, cuando regresaban a la cabaña a las afueras del valle, se encontraron a la propietaria muy preocupada. El resto de los chicos habían salido a la carrera, y los argentinos Ian Schwer y Juan Pablo Cano eran los únicos que aún no habían regresado. A las pocas horas recibían un mensaje en el que se les comunicaba que se creía que la pareja de argentinos habría tenido un accidente mortal.

Tras varias horas de duro trabajo, finalmente se consiguió sacar de las montañas los cuerpos de ambos alpinistas. Poco después se sabría que un gran desprendimiento de unos bloques enormes de hielo los habría aplastado, matándolos al instante.

Los propios Pou nos contaban su experiencia mediante un comunicado.

Cabeza clava  (6c+/470m) en el Huanka Punta

Tras unos días de reflexión y más exploración, posaron su mirada en la cara sur del Huanka Punta, de 4.760 metros.

Liberar los 470 metros de la ruta les costó dos días de dura escalada a muy bajas temperaturas, a la que pusieron un grado de 6c+.

 

Andean Kingdom (7a+, 800m) en el Cashan Oeste

La ruta asciende una línea de dificultades continuas de hasta 7a+, y de nuevo realizaron su ascenso en estilo alpino durante dos días, teniendo que vivaquear a media pared en condiciones muy incómodas.

A estas alturas del viaje la altitud y el cansancio iban pasando mella. “Nuestros cuerpos no respondieron con la energía y vitalidad que nos hubiera gustado …”, aseguraban los hermanos.

El trío llegó a la cima a las 15:30 horas y sin tiempo para celebrarlo tuvieron que iniciar de inmediato su descenso. Siguieron una larga línea de rápeles de hasta 60 metros que les condujo hasta la base de la pared. Nada más llegar al campamento oyeron un gran estruendo en el valle, dejando en evidencia el peligro que habrían corrido de haberse quedado en el barranco.

 

Aupa Gasteiz (7c+, 160 metros) en La Quebrada de la Llaca

La última de las 4 aperturas es también la más dura de todo el viaje. Una vía con un estilo mucho más deportivo que las anteriores, deja unas dificultades muy mantenidas de hasta 7c+.

La ruta, compuesta por 5 largos que componen una altura de 160 metros, ha sido equipada con parabolts pero como ellos mismos reconocen han usado los menos posible, ya que prefieren usar friends y fisureros para asegurar la mayor parte de la ruta.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí