Tras los pasos de Reinhold: las dos cimas vírgenes de Simon Messner junto al Nanga Parbat

0
56

Hay que remontarse hasta el verano de 1970 para situarnos en el comienzo de esta historia, una de las más apasionadas que se recuerdan en el mundo del alpinismo. Por aquel entonces, Reinhold Messner, la gran leyenda viva del himalayismo y primer hombre en pisar las 14 cumbres más altas del planeta, acababa de conquistar la primera cima de más de 8.000 metros de toda su carrera, el Nanga Parbat, en compañía de su hermano Gunther. Pero no fue una historia feliz.

Durante el descenso tras alcanzar juntos la cima, ambos hermanos se vieron obligados a hacer un vivac a 7.800 metros para pasar la noche. Una noche horrorosamente fría a la que Ghunter estuvo a punto de no sobrevivir. A la mañana siguiente estaba exhausto y sin apenas energías, por lo que Reinhold decidió descender más rapido para ir abriendo camino. Poco después una avalancha en la vertiente del Diamir se tragaría a Ghunter, cuando tenía tan solo 24 años de edad.

Tan trágica historia supuso un gran punto de inflexión en la vida de Reinhold, siendo el Nanga Parbat la montaña que marcaría el inicio de su carrera por coronar todos los ochomiles del planeta.

Gunther y Reinhol Messner en su última fotografía juntos, en el campo base del Nanga Parbat en 1970.

Ahora, 49 años despues, su hijo Messner ha regresado a las laderas de la montaña, y si bien aún no se siente preparado para afrontar un ochomil, este verano acaba de protagonizar dos primeras ascensiones dignas de una gran mención: su cumbre en solitario en el Lothse III, de 6.200 metros y su reciente éxito en el Black Tooth, de 6.718 metros, en compañía de su gran amigo Martin Sieberer.

 

Lothse III, de 6.200 metros

Fotografía de Robert Neumeyer.

Simon Messner, de 29 años ha heredado el estilo a la antigua usanza de su padre. Por eso no se comunica con el exterior mientras se encuentra de expedición, informando solo de sus logros ya de regreso en casa.

Hace ya un mes Simon publicaba el siguiente mensaje a través de su cuenta de Facebook:

“El 29 de junio hice el primer ascenso de Toshe III (nombre local geshot peak, aproximadamente. 6200 m) que se encuentra al suroeste de Nanga Parbat en el Valle de Bunar, en Pakistán.
Debido a las difíciles condiciones de nieve, las cálidas temperaturas y el clima muy inestable decidí escalar la montaña en un solo empujón en solitario (aproximadamente. 4600 m). El plan era subir de luz y rápido para evitar el mal tiempo que se acercaba y alcancé la cumbre a las 9:30 am (necesitando 5,5 h en total).
Mientras estaba descendiendo yo era consciente del riesgo de alta avalancha con el que tuve que lidiar, pero por suerte todo salió bien y pude llegar al campamento base el mismo día.
Hasta ahora Geshot Peak fue probado sin éxito por un polaco y una expedición canadiense. estoy feliz por la gente local del valle de bunar, ahora saben que su montaña finalmente fue escalada. Qué hospitalidad!

 

Black Tooth, de 6.718 metros

Siguiendo la misma estrategia de comunicación, nadie salvo su familia tenia conocimiento de los planes de Simon. Lejos de volver a casa, se quedaría en las montañas cercanas al Nanga Parbat, por un mínimo de dos motivos. El primero sería ascender el Black Tooth, de 6.718 metros, junto a Martin Sieberer. Y así, siguiendo sus costumbres, ayer mismo lo comunicaba en la misma red social con el siguiente mensaje:

“El 26.07.19 Martin Sieberer y yo llegamos a la cumbre de Black Tooth (6.718 m) en el Karakorum, por primera vez… Estaba nevando todo el día y tuvimos muy mala vista. Como habíamos decidido dejar nuestra tienda atrás – porque de todos modos era demasiado empinado para descansar y tuvimos lanzar un ataque a la montaña el mismo día y noche para no quedar atrapados por el mal tiempo… Fue una gran aventura!! Por fin de vuelta en casa después de 2 MES EN PAKISTÁN”.

Simon Messner y Martin Sieberer en la cima del Black Tooth, de 6.718 metros.

 

Un encuentro muy especial

El segundo de los motivos por los que Simon permaneció en las cercanías del Nanga fue para darle una enorme sorpresa a su padre Reinhold. Este se encontraba en su campo base tras protagonizar un bonito viaje por varias de las aldeas y pueblos en donde la Fundación Reinhold Messner ha contribuido durante años al desarrollo de estas comunidades. Allí además protagonizaron uno de los encuentros más esperados por muchos, ya que coincidieron con Nirmal Purja, quien se encontraba intentando ascender el Nanga Parbat por aquel entonces. Un encuentro muy especial en el que posiblemente Reinhold y Simon Messner han cerrado parte del circulo…  un circulo que se cerrará completamente cuando Simon Messner conquiste el Nanga Parbat. Una cima obligada para él, y que llegará antes o después…

Reinhold Messner junto a su hijo Simon, con Nirmal Purja en el centro, en el Campo Base del Nanga Parbat.

 

 

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí