Hablamos con Jesús Muñoz “Chuchi” tras su reciente primera repetición a El Dorado, el primer 9a de La Pedriza

0
349

Jesús Muñoz o Chuchi, cómo le conocen sus amigos es un joven salmantino de 27 años. Entre sus aficiones e inquietudes está la farmaceútica, disciplina de la que es graduado y cómo no, la escalada, un deporte que domina a la perfección y en el que no deja de destacar. Esta vez ha sido con la primera repetición de El Dorado, el primer 9a de La Pedriza, una de las grandes escuelas del país y a la que se acerca a escalar siempre que puede.

Hace 2 años abrió su propio rocódromo en Salamanca: La Ola, gracias al cual puede dedicarse por completo a su gran pasión. Os contamos brevemente sus impresiones sobre la vía, sus inquietudes y sus próximos proyectos.

 

¿Cómo te sientes tras tu primer 9a?

Increíblemente feliz, imaginaos… Cuando sientes que una escalada te ha llevado al límite y por fin consigues ascenderla la sensación es de una inmensa alegría y satisfacción.

¿Cuanto tiempo te ha costado encadenarla?

Nunca me centre exclusivamente en esta vía, con lo que no pude darle continuidad a los intentos. El dorado es una vía que desgasta muchísimo la piel, y al no vivir en Madrid me costaba mucho poder darle pegues continuados, aunque desde noviembre pude centrarme un poquito más en ella. En total invertí unos 20 días.

¿Qué es lo que más te ha sorprendido de El dorado?

Principalmente que no tiene ni un solo reposo durante toda la línea. Es una vía muy a bloque y con cantos y agarres muy pequeños y pinchudos.

A simple vista es muy similar a Esperanza, el 9a de Colmenar. ¿Es correcto?

Si y no. De aspecto son similares, ambas son cortas y muy a bloque, pero Esperanza tiene un reposo muy bueno justo a mitad de vía que te permite recuperar mucho, mientras El dorado no da tregua de principio a fin.

¿Cual ha sido la mayor dificultad para encadenarla?

La dificultad principal es hacer un paso tras otro hasta llegar al dinámico final. Hay que llegar bastante fresco para tener opciones de encadenarla, y sin reposos no es tarea sencilla.

¿Qué te motiva más, la cuerda o el bloque?

Siempre digo lo mismo, ambas. Lo que me gusta es escalar. (risas)

¿Que proyectos ocupan ahora tu mente?

Bueno, cómo todo escalador mis proyectos se cuentan a cientos (más risas). Pero principalmente me gustaría centrarme en Esperanza. Me pasa lo mismo que con El dorado, es una vía que necesita mucha condición, y al tenerla tan lejos de casa no he podido dedicarle todo el tiempo que me hubiese gustado. También tengo algún bloque duro del que espero poder informaros pronto (risas de nuevo)

¿Alguna pista?

La verdad es que no (más risas). Cómo te digo son bloques muy duros que cómo todo buen deseo, es mejor no mencionarlos mucho…

¿Cómo ves el mundo de la escalada profesional en nuestro país?

Bueno, es un tema complicado, cómo forma de vida es difícil ganar dinero solo por escalar… Aunque personalmente me siento muy afortunado, el poder abrir mi propio rocódromo ha supuesto un antes y un después.

Eres miembro del equipo de TrangoWorld Boulder, ¿estás contento?

Si, mucho. Trango es una marca muy seria que nos trata muy bien, me siento muy afortunado. Sin duda es una de las mejores marcas de Europa, y el poder formar parte de un equipo así, con compañeros como Nacho (Sánchez) o Mikel (Linacisoro) por nombrar solo a algunos es un auténtico privilegio, nunca se deja de aprender.

 

https://www.instagram.com/p/BwK0Q_7Dr2W/?utm_source=ig_embed

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí