Nanga Parbat (la historia de Reinhold Messner)

0
914

En 1970, Reinhold Messner y su hermano Günther se convirtieron en los primeros alpinistas  de la historia en alcanzar la cima del Nanga Parbat, por la cara Rupal. Pero no fue una victoria, sino la mayor de las pesadillas para Reinhold, quien no solo vería morir a su hermano durante el descenso, también vio como sus compañeros de expedición le culpaban de abandonar a su hermano, hecho que se convirtió en el mayor punto negro en la exitosa carrera de de Reinhold Messner, hasta que muchos años después fuese declarado inocente de todos los hechos de los que había sido acusado durante tantos años.

Eran tiempos distintos. Los paises veían el alpinismo como una forma de exhibición de fuerza ante el mundo, los gobiernos financiaban las expediciones a las grandes cimas del planeta. Entonces, Alemania comenzó su asedio al Nanga Parbat a principios de los años treinta, después de tentar al Kangchenjunga hasta en dos ocasiones, para terminar decidiendo que se trataba de un objetivo demasiado peligroso. En el Nanga sin embargo sería todo obstinación, tozudez y sacrificio fanático. Al acabar la década se habían perdido 31 vidas en cinco expediciones alemanas a la montaña, sin ni si quiera acercarse a la cima.

Tuvieron que esperar hasta 1953 para lograrlo. El primer ascenso lo consiguieron por la cara Rakhiot en una expedición que terminaría por convertirse en leyenda, ya que el austriaco Hermman Buhl protagonizó una escapada en solitario de casi 1500 metros de 40 horas de duración, que le llevaría a ser la única persona que a coronado la cima virgen de un 8000 en solitario.

Hermman Buhl durante la dramática expedición de 1970.

Por si pudiera quedar alguna duda de que la montaña les pertenecía, los alemanes volvieron al Nanga una y otra vez durante las dos décadas siguientes. Estaban decididos a ser los primeros en doblegar cada una de sus caras. Herrligkoffer, obsesionado con esta montaña, organizaría en total ocho expediciones. En 1962, otra vez bajo su mando, tres alpinistas alcanzaron la cumbre escalando por la vertiente Diamir. La vía que utlizaron, la Kinshofer, discurre por un espolón en el lado izquierdo de la pared, a resguardo de las constantes avalanchas que barren el centro de la Diamir. Hoy es considerada la vía normal del Nanga. Después de aquello ya sólo quedaba una pared por conquistar en el Nanga, la Rupal, que con un desarrollo vertical de 4.600 metros es la mayor pared de la Tierra. A mediados de los años sesenta, aquel era un reto de otra época.

Gunther y Reinhold Messner en un momento durante la expedición.

La Sportiva se transforma durante la crisis para fabricar mascarillas y batas contra el Covid

La marca italiana La Sportiva, todo un referente en la fabricación de productos de escalada del más alto nivel, hace ya unos días que...
video

Black Diamond size #21: el Camalot más grande de la historia

Black Diamond presenta, cuando los escaladores de medio mundo andan encerrados en sus casas ansiosos y ansiosas con salir a la roca, la pieza...

Soluciones anticuarentena #07: Los bloques más duros del mundo (de 8c en adelante), ¡con más de 80 vídeos!

Una nueva entrega de nuestra serie de artículos contra el aburrimiento, para que la tarde no se haga más larga de lo necesario. En...
video

Soluciones anticuarentena #06: Adam Ondra en Disbelief, 9b. Una de las vías más duras de norteamérica

¿Se hace raro un fin de semana sin noticias ni vídeos frescos de escalada, verdad? ¡Pues no os preocupeis! En Escalando seguimos rebuscando en...
video

Soluciones anticuarentena #05: Fight Club (9b), por Alex Megos

Continuamos un día más con nuestra serie de artículos antiaburrimiento, preparados especialmente para los días en los que las noticia de escalada escasean a...

Melissa Le Nevé, más fuerte que el vinagre

A Melissa Le Nevé la cuarentena la ha pillado en tierras alemanas, por lo que lleva confinada en casa casi el mismo tiempo que...

OUTDOOR