Al menos 20 soldados indios y 43 chinos muertos en la frontera del Himalaya, en el peor enfrentamiento entre ambos países en los últimos 100 años

0
53

China e India protagonizan estos días el peor enfrentamiento entre ambos países de los últimos 100 años, tras derivar la extrema tensión que se vive en la zona fronteriza del Himalaya en el primer enfrentamiento con muertos de los últimos 45 años.

Sin embargo, como siempre sucede con el Partido Comunista Chino, parece que no va a resultar tarea sencilla esclarecer lo sucedido. Mientras desde Nueva Delhi han reconocido en las últimas horas 20 bajas en sus filas, todos ellos soldados, el ejercito chino se niega a admitir que haya perdido la vida ninguno de sus militares, a pesar que desde India aseguran haber abatido al menos a 43 soldados chinos.

Al parecer, desde China se acusa a “algunos soldados indios de cruzar la línea de demarcación en dos ocasiones, violando seriamente lo acordado”.

Soldados chinos e indios discutiendo en la zona de Bután.

En la tarde de ayer, el Gobierno indio emitía un comunicado mediante el cual reconocía el enfrentamiento armado, el primero en los últimos 45 años, y admitía la muerte de 3 de sus hombres, un coronel y dos soldados. Sin embargo, hace solo unos minutos, el propio Gobierno ha reconocido que el número total de bajas a crecido hasta las 20. Otros 17 soldados, “expuestos a temperaturas bajo cero a gran altitud, habrían sucumbido a sus heridas”.

Tras este último parte, el diario local Times of India asegura, citando fuentes de la Agencia Internacional ANI, que las bajas en el ejercito chino eran 43 y que así se aseguraba en varias comunicaciones entre altos mandos militares chinos interceptadas por el ejercito indio.

El enfrentamiento ha tenido lugar en el Valle de Galwan, entre la región de Ladakh, bajo control indio, y la meseta de Aksai Chin, bajo control chino pero reivindicada por India, en una zona en donde la tensión entre ambos países ha ido en aumento durante las últimas décadas.

“Durante el proceso de desescalada en curso en el Valle de Galwan se dio anoche un enfrentamiento violento en el que se produjeron bajas. Altos cargos militares de ambos bandos están actualmente reunidos en el lugar para controlar la situación”, informaba ayer el ejército indio.

Un enfrentamiento que viene de lejos

Las disputas entre China e India, muy lejos de ser una novedad, se han convertido irremediablemente en un mal endémico en la zona. Y si bien es cierto que los enfrentamientos y las luchas por el control y el dominio de las diferentes regiones fronterizas, como Cachemira o Bután, llevan décadas enquistados, no es menos cierto que las disputas se han recrudecido de manera considerable en los últimos dos años, desde el incidente ocurrido en 2017 en la meseta de Doklam, cuando el 08 de junio un pelotón de guardias fronterizos chinos invadió el norte de la india.

En aquel momento, los soldados chinos se adentraron en el territorio de Bután -un pequeño reino del tamaño de Suiza situado en plena cordillera del Himalaya, bajo control indio pero eternamente reclamado por China- y destruyeron varios búnkeres del Ejercito Real de Bután para justo después, comenzar a construir una carretera.

Imagen de la invasión China en territorio de Butan en 2017.

Como la protección de Bután le corresponde a la India, tropas de aquel país llegaron a la zona solo unos días después y bloquearon la construcción de la carretera, poniendo fin temporalmente al conflicto tras expulsar a los militares chinos sin necesidad de hacer uso de las armas.

Lejos de calmarse la situación, las amenazas por parte de ambos países han sido una constante desde entonces, y el gran acercamiento que India y Estados Unidos han protagonizado durante los últimos años no ha hecho más que empeorar la situación. De esta manera la tensión entre China e India ha crecido de manera exponencial en los últimos tiempos hasta que a principios de este mes se produjeron los primeros enfrentamientos serios, cuando en el mismo Valle de Galwan, junto al lago Pangong Tso y la frontera de Sikkim, se produjeron importantes peleas a palos y puñetazos entre militares indios y chinos. Desde entonces, ambos ejércitos habían reforzado su presencia en la zona a la vez que mantenían conversaciones para destensar el conflicto.

Gran esquema realizado por los compañeros de La Vanguardia que explica el reparto de Cachemira, lugar del enfrentamiento.

Cedric Lachat se hace con Wögu (8c, 9 largos), la histórica ruta del Rätikon Austriaco

El escalador francés Cedric Lachat consigue un nuevo ascenso a Wogü (8c, 9 largos), una de las rutas de varios largos más difíciles de...

Mind Stream, 8a+ de boulder para Chloe Pay, de 19 años

La escaladora norteamericana de 19 años Chloe Pay consigue su primer 8a+ de boulder, Mind Stream, en Smugglers notch, en los Estados Unidos. Es el...

The automator, 8b. Para Brooke Raboutou y Alex Puccio

Ayer se vivió un día épico de escalada en las RMNP norteamericanas, en donde tres jóvenes amantes del boulder firmaron tres espectaculares ascensos, todos...

Nuthin but sunshine, un nuevo 8b femenino para Katie Lamb

La escaladora de 22 años Katie Lamb consigue un nuevo 8b de boulder femenino, Nuthin but sunshine, en las RMNP norteamericanas, demostrando que la barrera...

Probamos el Doogee S95 Pro, un teléfono todoterreno ideal para escaladores y montañeros

En esta ocasión queremos acercaros al Doogee S95 Pro, un teléfono inteligente de alta gama diseñado y fabricado especialmente para su uso entre escaladores,...

Apocalipsis de la gioconda, 9b para Jose Luis Palao

Jose Luis Palao "Primo" informa en su Instagram sobre el ascenso a Apocalipsis de la gioconda, la ruta establecida por Jonatan Flor en Rodellar...

OUTDOOR