Especial Denis Urubko: ¿el adiós de la leyenda?

0
392


En las grandes montañas del Himalaya el invierno ha sido complicado. Solo la suerte ha evitado que alguno de los mejores alpinistas de las últimas décadas perdiese la vida en una sucesión de graves accidentes ocurridos en las pocas montañas que estaban siendo atacadas, y uno de ellos era Denis Urubko.

El veterano alpinista ruso-polaco se encontraba intentando coronar el Broad Peak, de 8.051 metros de altitud, en compañía de lo que parecía uno de sus grandes amigos, el canadiense Don Bowie. La última integrante de la expedición era la finlandesa Lotta Hintsa. Llegaron pronto al Campamento Base, pero el mal clima primero y una fuerte afección pulmonar sufrida por Don después, terminaron dejando solo a Urubko en la gigantesca y aterradora montaña, quien vio como sus planes y su estrategia cambiaban de afrontar un intento a cumbre en una pequeña ventana de buen clima con la ayuda de Bowie a terminar intentando su ascenso en solitario, con fuertes vientos y en pésimas condiciones de visibilidad durante todo el ascenso.

Como relataba el propio Urubko pocos días después de lo sucedido, lo primero que le ocurrió fue que una avalancha lo arrastró unos cien metros por un corredor. Pero aquello no lo detuvo, simplemente se sacudió la nieve de la chaqueta y continuó con la ascensión.

Llegó al Campo 3, a 7.000 metros de altura a las 15:30h del 17 de febrero; desenterró el depósito, instaló la tienda, preparó todo y se dispuso a disfrutar por unos instantes de las bellas vistas. Como él mismo confiesa, se encontraba bien pero… sentía una sensación extraña.

Partió de nuevo a las 3 de la madrugada. Cuando apenas había reanudado la marcha, una cuerda fija de las que había instalado en la montaña días atrás no resistió las fuertes tormentas de las últimas semanas y se se rompió, y esta vez rozando la tragedia, cayó más de 15 metros en dirección a una gran grieta. Solo la suerte evitó que cayese en su interior, aterrizando unos metros más abajo. Pero aún así, algo dolorido, decidió cambiar la cuerda y continuar con su ascenso, haciendo gala de su férrea disciplina militar. Pero cuando alcanzó la altura de 7.200 metros se encontró con unas rachas de viento muchísimo más fuertes de lo esperado, y conocedor de que un error más podría suponer no regresar nunca a casa, decidió volver al Campamento Base para pocas horas después, ser evacuado en helicóptero a Skardú.

Desde ese momento han sido muchos los rumores sobre los planes de futuro de Denis, o sobre como habría podido cambiar su mentalidad y su pensamiento e incluso su filosofía sobre las grandes montañas del Himalaya, y es que no hay que olvidar que al fin y al cabo es un recién casado, un hecho que sin duda influye en la toma de decisiones de cara al futuro de toda persona sensata. Desde entonces no han sido pocos los medios internacionales que se han atrevido a afirmar que Denis Urubko se retiraba definitivamente de las montañas y del alpinismo profesional.

Tras ver como la noticia corría como la pólvora por las redacciones de medio mundo, el propio Urubko, quizás sobrepasado por la repercusión alcanzada se ha visto obligado a salir de nuevo a la palestra para aclarar y silenciar ciertos rumores e informaciones que son imprecisas o incorrectas. Y lo ha hecho con una dura carta abierta publicada por el portal especializado Russian Climb, en la que además de repasar el presente, también realiza un crítico recorrido sobre algunas de sus experiencias más recordadas, siendo especialmente duro con algunos compañeros de aventuras del pasado y llegando incluso a pecar de una arrogancia impropia de una leyenda.


Las aclaraciones de Denis

«Ahora mismo veo mucha especulación, la gente habla de mí para promocionarse. “Bla, bla bla…”.

Solo mire a su alrededor: ¿cuántos mentirosos hay?, desde cineastas hasta escaladores. Y los periodistas publican estas cosas como si fueran verdades absolutas. Sin embargo, la mayor parte de esto está mal. Pero ahora es el momento de escribir y aclarar.

No me gustan las cosas definitivas, como perder equipos en la subida. Por el contrario, todo lo que hago es modificable: estrategia, técnica, estilo. Solo el objetivo debe ser constante. Por esta razón, podría volver al Himalaya. Por ejemplo, podría superar el récord de Juanito Oiarzabal subiendo cuatro veces en una temporada la normal al Cho Oyu. Pero es bastante fácil y no es divertido.

Pero lo que me gustaría es parar con el montañismo extremo, la apertura de nuevas rutas o las de invierno en el Himalaya. Por supuesto, si mi esposa María José Cardell me pidiera que la ayudara a escalar una nueva ruta alpina, lo haría. Tomé la decisión de dejar este tipo de montañismo antes de partir hacia el Broad Peak este invierno. Incluso bromeé con Don y Lotta que esta era mi última expedición: estaba contando los días (45, 30, 20…) que faltaban para el final de mi carrera en el aire. A pesar de esto, o tal vez por esta misma razón, luché con todas mis fuerzas e hice la mayor parte del trabajo en el camino. Hice tres intentos de cumbre , dos de ellos en solitario cuando Don Bowie estaba enfermo.

He pasado muchos años en el montañismo extremo, eso es suficiente, es suficiente: he cumplido mis ambiciones y no veo qué puedo hacer otra cosa.

«No me gustan las montañas. He perdido tantos amigos allí… Me gusta la acción. Y soy libre de decidir cómo ejercer mi libertad».

¿Sobre la calidad de lo que he hecho? Mi brillo de diamantes locos son las cinco nuevas rutas de estilo alpino en los 8.000. Hice ascensos de velocidad y batí récords en montañas que van desde 4.000 hasta más de 8.000 metros. Subí 8.000 en invierno. He escalado rutas increíblemente técnicas en roca entre 2.000 y 7.000 metros alrededor de todo el mundo, como Kush-Kaya, Ushba, Peak Pobeda, Kali-Himal… Estoy bastante satisfecho con todo esto.

¿Qué decir sobre la cantidad? La edad es un problema para todos: ya no puedo hacer lo que hice cuando tenía 30 años. Es importante darse cuenta de esto y no actuar como un hámster corriendo sobre una rueda. Trabajé como entrenador durante 14 años y reuní equipos fuertes. Pero los organizadores y los miembros a menudo no quieren luchar. Nada se hace sin esfuerzo.

Mi sentido de responsabilidad es también una de las razones de mi decisión. Mi esposa, mis hijos y mis familiares necesitan atención y apoyo. Las palabras de que el buen escalador es el que permanece vivo son ciertas. Quiero dedicar mi vida a la persona que me importa.

«Hoy quiero dedicar mi vida al trabajo, a los niños, a mis pasatiempos, a lo que me hace feliz».

Estoy cansado de perder el tiempo, lo que he hecho con demasiada frecuencia. Pasé mucho tiempo entrenando lejos de familiares y amigos. Pasé 2/3 meses en expediciones con socios que resultaron ser lastre. Simone Moro a veces, la mayoría del equipo polaco en 2018 y Don durante este invierno. Ser buena gente está bien, pero no es una cualidad suficiente para alcanzar la cima. ¡He tenido que rendirme muchas veces debido a la irresponsabilidad de otras personas! Ahora he decidido dedicar mi tiempo a otra cosa.

No me gustan las montañas. He perdido tantos amigos allí… Me gusta la acción. Y soy libre de decidir cómo ejercer mi libertad.

Hoy quiero dedicar mi vida al trabajo, a los niños, a mis pasatiempos, a lo que me hace feliz. Como es para todos. Quiero dedicarme a la escalada deportiva en roca. Difícil, pero seguro. Me gustaría llegar al grado 8a en los próximos años.

Por supuesto, salvé a unas diez personas, algunas de congelaciones, otras de accidentes. Pero también me salvé tres veces y quiero agradecer a mis amigos y compañeros de expedición por esto. Pero veámoslo desde un punto de vista diferente: por ejemplo, quienes trabajan en ambulancias ayudan a cientos de personas. La atención médica es la normalidad de muchas personas que mejoran nuestras vidas. Yo, como los otros escaladores, solo nos damos cuenta de nuestras ambiciones egoístas. Alcanzar la cima es un sentimiento muy agradable, da un significado, un significado.

Siento pena por las personas que mienten antes, durante y después de las expediciones, como sucedió durante la experiencia en el K2 en 2018. Sobre el próximo intento al K2, tendré que ver las opciones. No quiero pasar tres meses más en compañía de perdedores, mentirosos, débiles y perezosos. El equipo constaba de solo cuatro atletas reales: Marchin, Adam, Rafal y el joven Maciej. Sin embargo, no había nada que pudiera hacer por el pantano donde estaban los otros escaladores, la organización y el liderazgo.

En los últimos años no hemos visto casi nada del verdadero estilo polaco a gran altitud. Muchos informes, excusas, pero la realidad es que son débiles. Hay tanto que hablar sobre los logros heroicos del pasado de Czichy, Kukuczka, Kurtika y otros… pero la generación moderna no es capaz de enfrentar el alpinismo a gran altura. ¿Los últimos que hicieron algo? Piotr Morawski con el ascenso invernal del Shisha Pangma y mi nueva ruta al GII de estilo alpino. Si olvido algo, disculpe.

No insisto en que se realicen escaladas extremas de más de 8000 m, pero me gustaría que se diga la verdad. Espero que esta situación cambie pronto. Los polacos tienen una buena posibilidad de escalar el Broad Peak, el GI y el K2 en invierno. Para abrir una nueva ruta en el oeste del Annapurna o en el norte del Kanchenjunga. Los ascensos de velocidad del Broad Peak o Cho Oyu están esperando verdaderos escaladores. Esta podría ser la música de polaca en el Himalaya y Karakorum».

 

Su historia en las montañas

A sus 46 años a Denis Urubko aún podría quedarle una larga carrera por delante, pero lo cierto es que como él mismo confiesa, pocos retos le quedan ya por afrontar. Históricas fueron sus dos cumbres invernales de más de 8.000 metros sin oxígeno, en el Makalu en 2009 junto a Simone Moro y en el Gasherbrum II en 2011, compartiendo escalada con Cory Richards y nuevamente con Simone Moro. Ha establecido nuevas rutas en en el Broad Peak, Manaslu, Makalu, Cho Oyu, Lhotse y Gasherbrum II, en donde firmó dos de ellas. Entre todas, 2 fueron en solitario.

Completó el ascenso a las 14 montañas de más de 8.000 metros de todo el mundo tras ascender el Cho Oyu en 2009, 17 años después de haberse iniciado en el alpinismo profesional. Así mismo, tiene en su haber contabilizados un total de 19 ascensos a cumbres de más de 8.000 metros. Posee además el título “Snow Leopard”, obtenido en 1999 tras haber escalado la cinco cumbres de más de 7.000 metros ubicadas en la antigua URSS en tan sólo 42 días. Siempre sin oxígeno.

En 2006 estableció un nuevo record de velocidad de ascenso al Elbrus, escalando desde la estación de Azau hasta la cumbre en tan solo 3 h y 55 min marcando una velocidad de ascenso de más de 800 metros a la hora. De igual manera, batió en más de 3 horas el record de velocidad del Festival de Montaña del Khan Tengri, cuando consiguió escalar desde el Campo Base a 4.200 metros hasta la cima, situada a 7.010m y regresar nuevamente al punto de inicio en tan solo 12 horas y 21 minutos.

Sus históricas 7 nuevas rutas en los ochomiles

Broad Peak, con Sergey Samoilov
Hasta el 2005 el Broad Peak (8.051m) permanecía inexpugnable por su vertiente sur. Tras unos días de exploración alrededor del Campo Base, Denis Urubko y Sergey Samoilov, su compañero de escalada en aquella ocasión, decidieron aliarse con seis alpinistas italianos capitaneados por Mario Merelli. Pero tras las primeras rotaciones de aclimatación, el grupo de italianos no vio viable ascender por la ruta prevista, y decidieron cambiarse a la ruta normal.

Como Urubko ya había escalado el Broad Peak por la ruta normal, decidió junto a Samoilov seguir con los planes previstos e intentar el ascenso por la cara sur, el que completaron tras varios días en la montaña el día 25 de julio de 2005.

Makalu en invierno, con Simone Moro.
El Makalu aún no había sido escalado nunca en invierno cuando Urubko se decidió, en compañía del italiano Simone Moro a intentar el ascenso de sus 8.485 metros, el que completaron tras una difícil expedición el 9 de febrero de 2009.

Aquella escalada supuso, en cierto modo, un gran punto de inflexión en el alpinismo invernal profesional, ya que el Makalu era el unico de los ochomiles de las vertientes nepalíes y tibetana que aún permanecía virgen en esta época del año. Desde entonces, las principales expediciones profesionales se han trasladado al Karakórum.

 

Cho Oyu, con Boris Dedeshko
Tan solo 3 meses después, en una de las mejores etapas de su larga carrera profesional Urubko completó el ascenso a las 14 montañas más altas del planeta con su escalada al Cho Oyu (8.188m), en donde estableció una nueva ruta en su cara sureste, en aquella ocasión con Boris Dedeshko, como siempre, en estilo alpino y sin el uso de oxígeno suplementario.

Lhotse, en solitario
Tan solo un mes después de su ascenso al Cho Oyu y 4 meses después de su escalada al Makalu, Denis decidió completar una racha espectacular con un nuevo ascenso a una montaña de más de 8.000 metros, esta vez en el Lhotse (8.516m). En una ambiciosa expedición que originalmente fue un equipo de dos, finalmente el alpinista ruso tuvo que afrontar su escalada en solitario tras la retirada de Simone Moro a 7.800 metros, completando por primera vez el ascenso a esta montaña desde la el Collado Sur del Everest.


Gasherbrum II en invierno, con Simone Moro y Cory Richards
El primero de los ochomiles de la zona de Pakistan que cayó durante un invierno fue el Gasherbrum II (8.034 m). Según reconocieron posteriormente el trío de alpinistas, fue una de las escaladas más duras a las que se han enfrentado nunca, con condiciones imposibles con muchísima nieve recién caída y un clima infernal, finalmente completaron su ascenso el día 2 de febrero del año 2011. Posteriormente durante el descenso, una avalancha estuvo a punto de costarles la vida

Gasherbrum II, en solitario
Si bien Denis anunciaba que esta nueva vía llevaba ocupando parte de sus pensamientos desde hacía más de 20 años, lo cierto es que este viaje estaba planeado para llevarse a cabo en pareja, y no en solitario. Pero un accidente de la alpinista andaluza Pipi Cardell en los primeros días de expedición alteraron sus planes, planteándose incluso el regreso a casa de la española.

Finalmente decidieron entre ambos que Denis continuase con la aventura en solitario, mientras que Pipi le esperaría en el Campamento Base. Desde entonces poco se supo, salvo un enigmático mensaje envíado por Urubko en los días siguientes, como siempre le ha gustado al más puro estilo de la vieja escuela. Con un SMS anunciaba lo que posteriormente se confirmaría, su boda con Pipi Cardell:

“Gracias por su apoyo. Habiendo descendido al campamento base, vamos al valle. Estoy feliz con la maravillosa línea “Honey Moon”. Estoy cansado de 24 horas de riesgo y pasión. La vida vendrá con Pipi ”.

Honey Moon fue el nombre elegido para la última ruta de Denis en las grandes montañas, quizás por motivos obvios. Y es que al fin y al cabo, una nueva vida en pareja acababa de comenzar para el alpinista ruso, con las responsabilidades y los cambios que ello implicaba. En aquel momento, Denis comenzó a planear su despedida del montañismo extremo, el cual, al menos en intenciones, se acaba de materializar. “La vida vendrá con Pipi…”, concluía Denis en aquel momento.

 

 

 

Fallece a los 91 años Mark Powell, compañero de aventuras de Harding en la primera conquista de The Nose

Pese a no haber alcanzado la misma fama que sus históricos compañeros de aventuras Royal Robbins o Warren Harding, se podría decir que Mark...

Simon Lorenzi se hace con Coup d’état, el primer noveno de Bélgica

El joven escalador belga de 23 años Simon Lorenci le pone la cadena a Coup d'état (9a), la que a su juicio es la...

Cedric Lachat conquista Wögu (8c, 9 largos), la histórica ruta alpina

El escalador francés Cedric Lachat consigue la cuarta subida a Wogü (8c, 9 largos), una de las rutas más difíciles de los Alpes y...

Mind Stream, 8a+ de boulder para Chloe Pay, de 19 años

La escaladora norteamericana de 19 años Chloe Pay consigue su primer 8a+ de boulder, Mind Stream, en Smugglers notch, en los Estados Unidos. Es el...

The automator, 8b. Para Brooke Raboutou y Alex Puccio

Ayer se vivió un día épico de escalada en las RMNP norteamericanas, en donde tres jóvenes amantes del boulder firmaron tres espectaculares ascensos, todos...

Nuthin but sunshine, un nuevo 8b femenino para Katie Lamb

La escaladora de 22 años Katie Lamb consigue un nuevo 8b de boulder femenino, Nuthin but sunshine, en las RMNP norteamericanas, demostrando que la barrera...

OUTDOOR