Ocun Paddy Dominator: el mejor crash pad con sistema de cámara de aire

0
442

Han sido muchos, quizá cientos, los crash pads de la marca checa Ocun que nos habíamos encontrado en nuestros numerosos viajes de escalada, principalmente cuando salíamos al extranjero. Y pese a que aún no habíamos tenido la oportunidad de probar con detenimiento ninguna de sus colchonetas, si que habíamos escuchado un gran número de comentarios y rumores sobre su potente sistema de cámara de aire patentado, pero también sobre la gran protección que dice ofrecer en las caídas; especialmente cuando estas se producen desde una altura considerable.

Por eso, cuando se nos presentó la oportunidad de hacer un viaje a Fontainebleau para testear algunos de los productos de esta marca, no podíamos decir que no, y una gran alegría se apoderó de nosotros.

En primer lugar queremos reseñar que esta no es una colchoneta especialmente novedosa en el mercado español, y aunque los escaladores y escaladoras más expertos si que conoceréis desde hace tiempo alguno de los productos de esta marca, lo cierto es que la gran mayoría del público menos experimentado aún está descubriendo sus principales bondades.

Por todo ello eran muchas las ganas que teníamos de probar por fin una de estas colchonetas y su gran cámara de aire, así que decidimos aprovechar al máximo las jornadas de escalada para exprimir al Paddy Dominator de Ocun hasta sus límites.

Cuando recibimos el Dominator de Ocun, lo primero que nos llama la atención es su gran grosor, con casi 15 centímetros de alto por cada pliegue de la colchoneta (en total plegado mide 100 x 66 x 29 cm). Pero este grosor es engañoso ya que le da un aspecto de pesadez muy poco acorde con la realidad, y basta con iniciar su desembalaje para sentir rápidamente la ligereza y comodidad en su manejo. También nos llamó la atención la aparente gran calidad de su revestimiento exterior, resistente al agua.

Sin tiempo que perder y con la motivación por las nubes nos lo cargamos a la espalda, momento en el cual se produce una de las mayores sorpresas que este modelo de crash pad nos tenía reservadas, su comodidad de transporte. Aunque su peso es algo mayor de 6 kilos, su sistema de correas y tiradores acolchados consiguen que sea extremadamente cómodo de manejar.

Para que os hagáis una idea, el Dominator pesa tan solo 400 gramos más que un Edelrid Mantel con la esterilla auxiliar incluida, pero sin embargo es hasta un 35% más grueso.

 

 

 

 

 

Tras un cómodo paseo hasta el bosque, lo primero que notamos al escoger nuestro primer bloque es lo ideal de su sistema de cierre, el que nos permitirá configurarlo como una cuadrícula de 100 x 132 x 14.5 cm o estirado, ofreciendo de esta forma una superficie de caída de 2 metros de largo x 66 cm de ancho y 14.5 cm de alto.

Lo siguiente que nos llama la atención es su bolsillo cosido en la parte superior, perfecto para esconder la alfombrilla que nos servirá para limpiar la suciedad de nuestros pies de gato. Nos ha gustado mucho tanto lo poco visible que es como lo bien diseñado que está, haciendo que sea prácticamente imposible tropezarse con él en una caída.

 

 

 

 

 

Sobre su cámara de aire y ya metidos en faena, nos parece un sistema espectacular. Su peculiar conjunto de espumas consigue que las caídas sean extremadamente suaves, notando enseguida como absorbe de forma muy efectiva todo tipo de impactos. Da igual que caigamos de pie o de espaldas, ya que en todas las caídas sentiremos que la recepción no es igual a la de cualquier otro crash pad.

El sistema FTS Absortion Block exclusivo de Ocun supone una notable evolución a casi todo lo visto hasta el momento en colchonetas para escalada, tan solo equiparable a la ruidosa bolsa de aire del crash pad de Trango, pero con la diferencia que el modelo de Ocun es infinítamente más manejable y a la larga, agradeceremos el poco ruido que hace si lo comparamos nuevamente con el Trango. Volviendo a su interior, el Dominator está formado por 3 capas de espuma, dos exteriores muy densas y finas y una intermedia bastante más gruesa y suave.

El objetivo es que la capa más densa de la parte superior sea la que absorba la mayor parte del impacto mientras que la capa intermedia, con un sistema de agujeros que parece emular un panel de abejas, es la encargada de amortiguar la caída.

Y es en esa capa intermedia en donde se esconde la mayor genialidad de esta colchoneta. Con la incorporación de este peculiar sistema de perforaciones se consigue aumentar considerablemente el grosor de la espuma mientras se reduce en gran manera el peso final del conjunto. La mayoría de estos agujeros están rellenos a su vez de cilindros, también de espuma, que son bastante consistentes y están huecos en el centro.

Otro punto destacable de este crash pad es que medido por el nuevo sistema UIAA, el cual califica a las colchonetas de escalada en función de los nuevos estándares europeos que miden los criterios de impacto en la cabeza, el Dominator obtiene una puntuación de 400. A efectos prácticos esto significa que según estos estudios, en caídas desde 3 metros las probabilidades de sufrir una lesión grave es de una por cada 1.000 caídas.

Adam Ondra también conoce las bondades del Ocun Dominator.

Pero como no puede ser oro todo lo que reluce, el Ocun Dominator si tiene un pequeño inconveniente que podría echar atrás a muchos de sus posibles compradores: su precio. Los 220€ que cuesta sitúan al Dominator como una de las opciones más caras de las disponibles en el mercado, una diferencia bastante notable si lo comparamos con los 140 del Black Diamond Impact o os 180€ del Edelrid Mantel, 2 de los crash pads más vendidos del mercado. Pero sin ninguna duda, en relación calidad precio el Ocun arrasa con su competencia.

Y es que si nos paramos a analizarlo fríamente, los 40€ de diferencia que lo separan del megavendido crash pad de Edelrid no suponen absolutamente nada en comparación a la espectacular diferencia de calidad que notaremos. Tanto por la calidad de sus acabados como por su cámara de aire, una vez que hayas probado uno de estos crash pads no querrás volver a caer sobre ningún otro crash pad.

Características

Hebillas de gancho de Duralumin

2 correas de bloqueo de velcro

Alfombra 50 × 30 cm

Transpirable WeBee llevando correas

2 manijas de goma

Bucles laterales multipropósito

Peso: 6,4 Kg

Precio: 220€

 

Fallece a los 91 años Mark Powell, compañero de aventuras de Harding en la primera conquista de The Nose

Pese a no haber alcanzado la misma fama que sus históricos compañeros de aventuras Royal Robbins o Warren Harding, se podría decir que Mark...

Simon Lorenzi se hace con Coup d’état, el primer noveno de Bélgica

El joven escalador belga de 23 años Simon Lorenci le pone la cadena a Coup d'état (9a), la que a su juicio es la...

Cedric Lachat conquista Wögu (8c, 9 largos), la histórica ruta alpina

El escalador francés Cedric Lachat consigue la cuarta subida a Wogü (8c, 9 largos), una de las rutas más difíciles de los Alpes y...

Mind Stream, 8a+ de boulder para Chloe Pay, de 19 años

La escaladora norteamericana de 19 años Chloe Pay consigue su primer 8a+ de boulder, Mind Stream, en Smugglers notch, en los Estados Unidos. Es el...

The automator, 8b. Para Brooke Raboutou y Alex Puccio

Ayer se vivió un día épico de escalada en las RMNP norteamericanas, en donde tres jóvenes amantes del boulder firmaron tres espectaculares ascensos, todos...

Nuthin but sunshine, un nuevo 8b femenino para Katie Lamb

La escaladora de 22 años Katie Lamb consigue un nuevo 8b de boulder femenino, Nuthin but sunshine, en las RMNP norteamericanas, demostrando que la barrera...

OUTDOOR