¿Qué ocurrió en los Everest de Kilian Jornet? Analizamos todas las pruebas

0
1339

Cuando Kilian Jornet anunció que había alcanzado la cumbre del Everest dos veces en una semana, sin oxígeno y en solitario, causó una verdadera revolución en el mundo del alpinismo y las grandes montañas. Con sus anunciados tiempos de ascenso de 26 horas desde el Campamento Base la primera vez y de 17 horas desde el Campamento Base Avanzado la segunda, el corredor catalán logró un nuevo record de ascenso al Everest, estableciendo un nuevo mejor tiempo total desde el Campamento Base hasta la cumbre. Pero, ¿y si Kilian nunca hubiese alcanzado la cima? ¿Es posible que la superestrella que cuenta con miles de seguidores a lo largo de todo el mundo esté cometiendo fraude? ¿Es posible que The Himalayan Database esté contribuyendo en ese fraude y que no compruebe correctamente los registros de ascenso al Everest que si certifica como auténticos?

Tras las dos ascensiones y pese a no existir evidencias de cumbre, nadie puso en duda la palabra del español. Nadie salvo un pequeño grupo de aficionados al otro lado del charco, entre los que la voz de un corredor de montañas aficionado, Dan Howitt, sobresalía por encima del resto. Este norteamericano no tardó en poner sobre la mesa una serie de evidencias y contradicciones que pondrían en duda la versión ofrecida por Kilian, llegando a elaborar un informe de más de 60 páginas con el que está intentando por todos los medios que las dos ascensiones de Kilian Jornet al Everest sean reconocidas públicamente como un fraude.

En Escalando hemos querido analizar a fondo ambos ascensos, y tras conocer al completo la versión de Dan Howitt, cargada de gravísimas acusaciones y severas afirmaciones, nos propusimos averiguar hasta el más mínimo detalle sobre las pruebas y evidencias aportadas por ambas partes, para después hablar con los protagonistas y conseguir que por primera vez, Kilian Jornet se enfrente a un minucioso análisis de todo lo expuesto.

PUEDES VER NUESTRA ENTREVISTA COMPLETA CON DAN HOWITT DESDE AQUÍ.

Lo recogido en el informe del caso de Dan Howitt 

Kilian Jornet reclama la cumbre del Everest, los días 21 de mayo a las 23.59h y nuevamente el 27 de mayo a las 21.30h, tras dos ascensos exprés por la cara norte, sin oxígeno y sin la utilización de cuerdas fijas.

Kilian no aportó ni fotografías ni vídeo de las cumbres en aquel momento.

No hay testigos que viesen a Kilian en el último tramo de la montaña.

El rastreo GPS del reloj Suunto de Kilian marca un punto de elevación máximo de 8.500 metros.

Dan Howitt asegura que la marca Suunto comete fraude al publicitar en un vídeo un trakking GPS creado artificialmente y que no corresponde al proporcionado por su reloj.

Kilian dijo que se cruzó con varios grupos de alpinistas durante el descenso, pero todos ellos (2 indios, 2 americanos y un sherpa) negarían tanto haberse cruzado con Kilian como haber visto huellas o evidencias de que nadie hubiese estado en la cima antes que ellos la misma noche.

En septiembre de 2018, casi dos años después de la polémica sobre sus ascensos, Kilian aportó un nuevo vídeo grabado desde la cumbre con la telemetría superpuesta que proporciona la GoPro, marcando una altura de 8.848m.

Los metadatos de ese mismo vídeo contradicen lo dicho por el español, marcando una altura GPS de 8.822m.

Además, Howitt acusa a Kilian de haber falseado la fecha del artículo publicado en su blog, en el que aportó el nuevo vídeo y en el que se explican ambos ascensos. Según el norteamericano, hizo esto para aparentar que respondió a la controversia de inmediato, haciendo creer que publicó esos nuevos archivos inmediatamente tras la polémica y no casi dos años después.

Dan Howitt también aporta en su informe la comparación de la trayectoria recogida por el reloj GPS de Kilian con la trayectoria recogida por el Racetracker de escaladores como Adrian Ballinger en la misma ruta de ascenso.

Tanto el equipo de grabación como su familia, quienes estaban haciendo un exhaustivo seguimiento de la trayectoria del catalán desde el CB perdieron su rastro por completo durante las últimas 15 horas de ascenso y gran parte de su descenso, y pese a que intentaron contactar por radio Kilian no respondió.

Howitt también pone como evidencia del fraude la hora en que el español afirma haber alcanzado la cumbre en ambos ascensos, asegurando no solo que el horario de su escalada es extraordinariamente inusual (siendo el opuesto al escogido por la inmensa mayoría de los escaladores) si no que también asegura que de haber cumplido con los horarios anunciados se habría expuesto a unos innecesarios peligros al haber escalado a ultima hora de la tarde, aún con luz solar.

El informe también señala el hecho de que la segunda subida de Kilian fuese la última cumbre de la temporada, cuando otros alpinistas mucho más expertos como Ralf Dujmovits se habían retirado horas antes por la imposibilidad de avanzar debido a las extremas rachas de viento que azotaban la montaña.

Howitt también afirma que Kilian usó cuerdas fijas durante su ascenso y descenso, pese a que el español asegura y reivindica lo contrario.

Las subidas de Kilian al Everest forman parte del documental Summit of my life, en donde a diferencia de lo sucedido en el Everest, si se documentan ampliamente todas las cumbres que alcanza, tanto con precisos registros GPS como con numerosas imágenes y vídeos.

Howitt también asegura que The Himalayan Database, organización encargada de anotar los registros sobre las cumbres del Everest también comete fraude, al dar por válida y comprobada una cumbre sin evidencias, con contradicciones evidentes en la versión del escalador y que en casos similares con montañeros menos afamados nunca han sido reconocidas.

Dan Howitt ha elaborado un extenso informe sobre las ascensiones de Kilian de más de 60 páginas.

Lo aportado por Kilian Jornet

Kilian aportó pocas evidencias de sus dos cumbres inicialmente, tan solo varias fotografías en la parte media de la montaña y una fotografía que parecía indicar una altura de 8.849m, la altura de la cima. Pero si que se hicieron públicos los registros recogidos por su reloj Suunto durante ambas actividades de ascenso, los que aportaron unas mediciones que no solo no confirmaron ninguna de las dos cumbres, si no que se quedaron muy lejos tanto en sus mediciones de altura como en la trayectoria recogida por su rastreador GPS. Año y medio después, tras la polémica generada por el informe de Dan Howitt, Kilian aportó un nuevo vídeo grabado desde la cumbre, esta vez con la telemetría recogida por la GoPro superpuesta sobre la imagen, además de una nueva captura de pantalla de ese vídeo.

Al ser preguntado por tanta contradicción, Kilian se remite al informe de verificación de su cumbre, elaborado por Rodolphe Popier (uno de los máximos mandatarios de The Himalayan Database tras la muerte de Elizabeth Hawley) como prueba irrefutable de sus ascensiones.

Pero Kilian también quiso oficializar su versión de lo ocurrido, y mediante un comunicado publicado en su página web afirma que fue decisión suya no llevar ningún tipo de dispositivo de comunicación, “decidí que no quería llevar ningún teléfono satelital o radio el día que intentara la cumbre. Esta es una elección que tomé de acuerdo con la forma en que entiendo las montañas, y así es como quería hacerlo”. En el mismo escrito, unas líneas más adelante también habla sobre el estilo utilizado durante su ascenso: “No tenía sherpas o ayuda externa, quería escalar solo sin usar cuerdas fijas. En primavera no es posible escalar en estilo alpino, porque de hecho hay cuerdas en las laderas, y el compromiso no es el mismo, pero elijo no usarlas, ni para el progreso o la seguridad. También decidí escalar sin ningún arnés o mosquetón”.

Parte 2: El análisis

Ante tal cantidad de acusaciones y contradicciones, decidimos tratar de averiguar por nosotros mismos la veracidad que se ocultaba tras las mismas. Así que nos pusimos manos a la obra, y tras unas cuantas llamadas y un pequeño trabajo de investigación en el que no quisimos dejar ninguno de los puntos importantes sin tratar, obtuvimos unos resultados que ciertamente, nos sorprendieron bastante.

En este reportaje os mostraremos, sin intención de posicionarnos, lo que averiguamos con unos pequeños análisis a varios de los archivos y fotografías originales aportados por el español.

Comprobación de las evidencias aportadas

Para comenzar queríamos centrarnos en las evidencias de cumbre aportadas por Kilian, y es cierto que en el momento de anunciar sus ascensos el español no aportó ninguna fotografía ni ningún vídeo para su primera cumbre del día 21, mientras que si entregó a los medios varias imágenes para su segunda subida del día 27. Nos centraremos principalmente en una de ellas, ya que en el resto de las fotografías, todas tomadas con una cámara GoPro, se aprecia claramente que fueron realizadas en la parte media y baja de la montaña.

La imagen, muy borrosa, muestra el reloj Suunto GPS de Kilian indicando una altura de 8.849 metros.

Tras tener acceso a las imágenes originales proporcionadas por el propio Kilian decidimos analizar los metadatos del archivo, ya que las cámaras GoPro siempre registran los datos GPS del momento en que se realiza cualquier grabación o fotografía, incluso cuando esta opción esté desactivada en el menú de la cámara.

Tras una rápida lectura de estos datos se puede apreciar que la imagen fue tomada a 8.693 metros. Esto significaría que cuando Kilian estaba a una altura de 8.693m tuvo que manipular manualmente su reloj para que este mostrará 8.849m antes de realizar la fotografía.

Ante esta revelación contactamos con Kilian, quien pese a lo que la imagen insinúa si no se acompaña de una correcta explicación, se muestra sorprendido de que los medios publicasen esta fotografía como una imagen de cumbre, asegurando que él en ningún momento realizó tal afirmación.

Tras la polémica generada y ante las primeras voces que evidenciaban estas incongruencias, Kilian mostró, más de un año y medio después, un nuevo vídeo grabado desde la cumbre de su primera subida del día 21 (salió a la luz en septiembre de 2018). La filmación venía acompañada de una captura de pantalla extraída del mismo vídeo, en la que se muestra al español en mitad de la oscuridad. La telemetría superpuesta que ofrece la cámara indica una altura de 8.848 metros.

La imagen, al ser una captura extraída del vídeo no ofrece ningún registro GPS en sus metadatos, algo normal en este tipo de archivos, pero obliga a tener un archivo de vídeo original de GoPro con los datos GPS registrados por la cámara en el momento de la filmación. Sin embargo, y tras tener acceso al vídeo original filmado por Kilian y que él mismo nos proporcionó, los resultados del análisis de sus metadatos nos vuelven a sorprender arrojando unos resultados que contradecirían la versión de Kilian.

Tras analizar la filmación con la aplicación Gopro Telemetry Extractor, recomendada por la propia marca GoPro para extraer las mediciones GPS de los vídeos filmados con sus cámaras cuando no se quiere usar el software oficial Quick, los metadatos del cortometraje aportan dos nuevas contradicciones: pese a que Kilian afirma haber realizado el vídeo desde la cumbre, los metadatos indican que fue grabado a una altura de 8.822 metros de altitud. La siguiente contradicción, es que los mismos metadatos muestran que el vídeo fue grabado a las 20.50 horas, cuando el español reclamó la cumbre a las 23.59h.

El análisis de los metadatos del vídeo de la cumbre muestran que fue grabado a una altura de 8.822 metros.

Con la meta información del archivo contradiciendo lo visto en el vídeo de cumbre decidimos abrir Quick, el programa oficial de GoPro con el que se superpone la telemetría sobre la imagen y con el que deberíamos de obtener los mismos resultados que él o que Rodolphe Popier en su informe de verificación, obteniendo un vídeo final con la telemetría sobre la imagen indicando 8.848 metros.

Esto es lo que obtuvimos en nuestros ordenadores:

Como podría tratarse de un error en la configuración de nuestros pc´s tampoco queremos darle mayor importancia a este hecho. Sin embargo, si queríamos asegurarnos de como funciona una GoPro, así que nos pusimos en contacto con representantes de la marca. Tras una serie de consultas, uno de sus técnicos nos afirma que solo hay una opción para recibir este error en su aplicación más allá de una mala configuración en el ordenador, y es que en el momento de la filmación la opción de superponer la telemetría estuviese desactivada desde el menú de la cámara. Al preguntarles de nuevo por los metadatos, también nos confirman que aunque esta opción este desactivada desde el menú, el archivo siempre recogerá la información GPS del momento en que se realiza el vídeo o la fotografía. También nos reconocieron que esos mismos metadatos podrían manipularse fácilmente con los conocimientos de informática adecuados (lo cual no significa que hayan sido manipulados, solo que no serían unos datos concluyentes).

Al ser preguntado nuevamente por estas imprecisiones, Kilian nos proporciona el informe de verificación de la cumbre realizado por Rodolphe Popier (de The Himalayan Database, la organización encargada de anotar los registros del Everest, y en ocasiones puntuales, de decir si una cumbre es real o si muestra indicios de fraude), el cual analizaremos también más adelante.

Además, este nuevo vídeo apareció publicado en el blog personal de Kilian, en un extenso artículo en el que se explica y justifican ambas ascensiones. Este artículo está fechado en agosto de 2017.

Sin embargo, una nueva búsqueda en Google nos indica que el artículo fue publicado el día 16 de septiembre de 2018, más de un año y medio después de sus ascensos. Según Howitt esta nueva incongruencia formaría parte del esquema de fraude de Kilian, quien trataría de hacer creer que publicó ese nuevo vídeo en el mismo 2017 y solo unas semanas después de sus ascensos, cuando no fue hasta finales de 2018 que ese nuevo vídeo no salió a la luz.Ante tal cantidad de errores e imprecisiones en la evidencia principal que validaría ambas cumbres, e incluso con la duda que genera una fecha que ha sido intencionadamente modificada, decidimos fijarnos en otros puntos importantes del informe de Dan Howitt. Sobre la falta de testigos, según recoge The Himalayan Database, la misma noche que Kilian alcanzó la primera de sus dos cumbres habría compartido ruta con varios grupos de alpinistas. Inmediatamente después, con solo 3 horas de diferencia iban dos escaladores indios, y tras estos a una hora otros dos grupos, una numerosa expedición comercial y dos americanos acompañados de un sherpa. Al preguntarle sobre este punto, Kilian nos asegura haberse cruzado con los 2 escaladores indios primero y posteriormente, también con la numerosa expedición comercial: “Si hicieron cima a las 4 quiere decir que deberían estar en el primer grupo que me crucé, entre la pirámide y el 3er escalón, si me los crucé en el 3er escalón ellos subían por las fijas y yo bajaba por la arista, si fue más arriba seguro que me los crucé, era un grupo numeroso, una fila de unas 50 personas”.

No nos costó encontrar diferentes reportajes y publicaciones sobre el tema en medios generalistas, como el artículo publicado por nuestros colegas de Elconfidencial.com. En él se afirma haber contactado con la pareja de alpinistas indios, Hari Prasad y Sonda Raju, quienes afirmarían que no se cruzaron con Kilian en ningún momento durante su ascenso, que no vieron huellas ni tampoco ninguna evidencia de que otra persona hubiese estado en la cumbre  tan solo 3 horas antes que ellos, además de asegurar que tampoco vieron la luz de ningún frontal por encima de ellos en ningún momento.

Además, en el informe del caso de Dan Howitt se recoge el testimonio de John Robert Anderson y Andy John Robert Anderson, conocidos como The Anderson Cousin, los escaladores norteamericanos que alcanzaron la cima una hora después que los dos indios. Ambos escaladores coinciden con la versión de los indios y afirman que no recuerdan haber visto a Kilian descender mientras estában ascendiendo. “No recuerdo a nadie bajando de la cumbre desde el campamento 3, excepto las personas que también salieron del campamento 3 esa noche (es decir, aquellos que llegaron a la cima un poco por delante que nosotros, los escaladores indios)”.

Al preguntar nuevamente a Kilian por estos testimonios, nos confirma que “los primeros con los que me crucé fue con los sherpas del grupo indio que estaban unos 50 metros de distancia delante del grupo de clientes, al pie de la pirámide. Allí había bastante nieve y estaban desenterrando las cuerdas fijas, yo bajé por la izquierda y los crucé; a partir de allí me fui cruzando gente durante gran parte de la arista”.

Sin embargo, según los registros de The Himalayan Database, los escaladores indios alcanzaron la cumbre sin la compañía de ningún sherpa y con una hora de diferencia sobre el grupo comercial, con lo que debería de haberse cruzado inicialmente tan solo con dos personas y un buen rato después, quizás media hora, con el grupo más numeroso.

Para su segunda cumbre la falta de testigos es igual de llamativa, ya que esta fue la última de la temporada, con más de 8 horas de diferencia con las anteriores. También llama la atención que Kilian afrontase ese último tramo en solitario, mientras que escaladores más expertos como Ralf Dujmovits decidiesen retirarse definitivamente unas horas antes, al verse imposibilitados para poder continuar debido a las fortísimas rachas de viento que azotaban la montaña.

Otro punto crucial en este relato es el rastro GPS recogido por el reloj Suunto de Kilian, en donde también había mucho que analizar. Lo primero que nos hace sospechar que los registros mostrados por Suunto han sido modificados manualmente es que los datos que aparecen en la página principal de Suunto Movescount en donde aparecen las mediciones recogidas por el reloj durante toda la actividad de ascenso, no coinciden con el detalle de los registros mostrados en la misma página; pese a que en portada aparece como punto máximo 8.848 metros de altitud, al mirar en la gráfica, el punto más alto registrado es de 8.593 metros.

El perfil de Kilian en Suunto donde ofrece todos los registros de su reloj marca como punto máximo 8.593 metros de altitud.

Otro punto extraño es la trayectoria recogida por la señal GPS del reloj. Según estos datos, se observa claramente el punto máximo que Kilian habría alcanzado antes de darse la vuelta, según el propio mapa proporcionado por Suunto en su perfil, bastante alejado de la cumbre.

Al comparar estos registros con los de otros escaladores que ascendieron por la misma ruta el mismo día, como los recogidos por el dispositivo GPS de Adrian Ballinger, se aprecia una aparente diferencia en los recorridos. Y pese a que la trayectoria se aleja de la cumbre, los registros de portada de Suunto Movescount si muestran los 8.848m, lo que no concordaría con los datos mostrados en el mapa del propio perfil.

Sobre estos registros GPS contradictorios mostrados por Suunto, queremos reflejar las explicaciones dadas por responsables de la marca a Rodolphe Popier, de The Himalayan Database, quien en su informe de verificación de ambas cumbres afirma que las imprecisiones que aparecen en el perfil se deberían a que en la portada se mostrarían los registros en bruto recogidos por los sensores del reloj, mientras que en el mapa y las gráficas se muestra la simulación que el software de la marca hace de esos datos en bruto.

Más adelante, en nuestro particular análisis del informe de verificación les prestaremos más detalle a estas explicaciones.

Dan Howitt asegura también que la marca Suunto estaría cometiendo fraude, al publicitar en este vídeo un recorrido manipulado manualmente y que no concordaría con los registros reales recogidos por el reloj.

Otro punto de gran controversia es sobre si Kilian usó cuerdas fijas durante su escalada. Pese a asegurar y reivindicar que no en numerosas entrevistas e incluso en su blog personal, afirmando que su ascenso fue en un completo estilo alpino, Howitt hace referencia a este vídeo proporcionado por el propio Kilian a la Agencia EFE con imágenes de su ascenso al Everest. Según el norteamericano, en torno al minuto 2.30 se le puede ver haciendo uso de ellas, e incluso afirma que se le puede observar con ellas enredadas alrededor del cuerpo, aportando en su informe también estas capturas de pantalla.

Fotografías recogidas en el informe de Dan Howitt.

Pero francamente, tras ver el vídeo con detenimiento a nosotros no nos queda nada claro que si usase las cuerdas, simplemente que estaban allí, así que más adelante será el propio Kilian quien nos aclare también este interrogante.

Sobre el horario escogido para el ascenso, Howitt asegura que la hora de la cumbre es extremadamente inusual y que de ser cierta, Kilian habría estado expuesto a unos peligros excepcionalmente altos. Y es cierto. Echando un vistazo a los archivos de The Himalayan Database, vemos rápidamente que la inmensa mayoría de las cumbres se producen entre las 03 de la madrugada y las 12 del mediodía. Sobre si aumentan los peligros al escalar durante ese horario también es evidente, ya que la larga exposición de la superficie a la luz solar aumenta considerablemente el riesgo de pequeños aludes y desprendimientos de nieve y rocas, así como la aparición de grietas o la caída de bloques de hielo de mayor o menor tamaño. ¿Pero esto hace imposible la escalada al Everest en esos horarios? Lo cierto es que no.

Sobre la desconexión que sufrió en el último tramo de la montaña, Kilian asegura en su blog personal que “desde el comienzo de esta expedición al Everest, decidí que no quería llevar ningún teléfono satelital o radio el día que intentara la cumbre. Esta es una elección que tomé de acuerdo con la forma en que entiendo las montañas, y así es como quería hacerlo. No quería tener ningún vínculo con el campamento base o volver a casa con mi familia y amigos. Quería ponerme a prueba contra la montaña, tomando mis propias decisiones. Es la forma en que quiero ir a las montañas”.

Sin embargo en diversos vídeos grabados en el Everest, como en el propio trailer de su película documental Path of Everest, se ve a su equipo de filmación y a uno de sus sherpas tratando de contactar por radio con Kilian mientras este afronta el ataque final a cumbre, por lo que aparentemente al menos una radio si llevaba.

 

Informe de verificación de cumbre, firmado por Rodolphe Popier, de The Himalayan Database

Ante tal cantidad de contradicciones e imprecisiones decidimos analizar a fondo el informe de verificación de ambas cumbres firmado por Rodolphe Popier, de The Himalayan Database, y que el propio Kilian nos entregó en un primer contacto tras informarle de nuestro reportaje. Según Kilian, supone una evidencia más de la demostración de ambas cumbres.

Con respecto a The Himalayan Database, hay que aclarar que esta es una organización sin ánimo de lucro conocida a nivel mundial por anotar los ascensos al Everest en una base de datos pública. Pero solo hace esto, anota los registros que los escaladores le dan. Es muy extraño ver a The Himalayan Database involucrarse en cualquier tipo de polémica o controversia sobre la reclamación de alguna cumbre, ya que subsisten con donaciones anónimas y no desean generar una imagen de estamento polémico. Y es por este motivo por el cual desde el fallecimiento de Miss Elizabeth Hawley en enero de 2018, su histórica fundadora, The Himalayan Database no suele investigar ni comprobar si lo que afirma un escalador es cierto o no, simplemente anotan lo que los escaladores les dicen; pero en el caso de que llegasen a realizar su propia investigación sobre alguna ascensión como en alguna ocasión si ha ocurrido, su investigación e informe de verificación no tiene una validez ni un reconocimiento oficial, aunque si que goza de bastante credibilidad para la gran mayoría de los aficionados menos expertos. Sin embargo, el Ministerio de Turismo de Nepal sí certifica oficialmente las cumbres del Everest, aunque solo certifican escaladas en la ruta South Col Route (mientras que Kilian estaba en el lado norte de China), con lo cual, la escalada del español no fue certificada por el Ministerio de Turismo de Nepal (que es parte del Gobierno de Nepal).

Sin embargo, Dan Howitt aporta también unas declaraciones de Laura Font, manager de Kilian y miembro del equipo de otro de sus principales patrocinadores, Lymbus Spain, quien afirmaría que “después de que Kilian regresó de Nepal, fue entrevistado por The Himalayan Database, los archivos de expedición de Elizabeth Hawley. Los ascensos de Kilian fueron validados por esta institución, que se considera la máxima autoridad para certificar ascensos en el Himalaya. Últimamente, Rodolphe Popier, también del equipo de The Himalayan Database ha llevado a cabo más investigaciones para llegar a la misma conclusión”.

Dejando a un lado las afirmaciones de Laura Font sobre The Himalayan Database, nos hemos centrado en el informe de verificación firmado por Rodolphe Popier, uno de los máximos dirigentes en la actualidad de THD, y en el que según Kilian se certifica como reales y certeras sus dos cumbres en el Everest.

Para comenzar, vemos que el propio informe señala que se inicia la investigación de verificación de cumbre a raíz del informe presentado por Dan Howitt, además de reflejar las siguientes dudas sobre los ascensos: ausencia de fotos o vídeos, datos del GPS que no demuestran haber alcanzado la cumbre, la falta de testigos para ambas cumbres, el no uso del teléfono satelital, la mala precisión del GPS en comparación con los registros anteriores, los horarios de cumbre fuera del plazo habitual o el uso o no de cuerdas fijas.

Sin embargo, parece sorprendente que el informe, pese a querer verificar correctamente las cumbres, solo atiende a tres de estos puntos: la ausencia de fotos y vídeos, las mediciones GPS recogidas por el reloj Suunto del atleta español y la mala precisión del GPS en comparación con registros anteriores. La falta de testigos, los testimonios que afirmarían no haber visto al español o el análisis de la climatología no han sido tenidos en cuenta para esta verificación.

El informe de verificación por The Himalayan Database ignora algunas de las evidencia más importantes, como la falta de testigos.

Lo siguiente que nos sorprende y pese a las afirmaciones de la manager de Kilian, es que el propio informe basa sus conclusiones en suposiciones o valoraciones subjetivas, asegurando que “resulta razonable afirmar que Jornet presenta algunos elementos objetivos más bien a favor de sus dos ascensiones: una prueba adecuada para la primera y un escenario consistente para la segunda”.

Pero, ¿como llegó The Himalayan Database a estas conclusiones? En primer lugar asegura haber analizado el vídeo que Kilian aportó en septiembre de 2018 y reconoce las incongruencias con los registros de sus metadatos, sacando las siguientes conclusiones: “Instalé el software Quick de Gopro en mi computadora portátil para verificar los datos ALTI / GPS de los vídeos y fotos de Jornet. Con respecto al horario, creo que algún software toma el tiempo configurado en la cámara GoPro y que probablemente los metadatos muestran la hora tomada por el GPS. ¿China? Aparentemente podemos encontrar los datos completos de GPS en los archivos, no lo intenté porque parece complicado o lleva mucho tiempo”

De esta manera, Rodolphe Popier estaría reconociendo en su propio informe que pese las sospechas existentes en la veracidad o no de las cumbres, da por valida la evidencia más importante sin haber revisado debidamente los datos GPS de los archivos para comprobar la altura real que había registrado la cámara durante la grabación, según el propio informe, “porque parece muy complicado o puede llevar demasiado tiempo”. Para justificar esta decisión, en el informe se adjunta una captura de pantalla completamente borrosa bajo el título: “Los datos ALTI del archivo GoPro224 indican claramente que Jornet se parará en la cumbre: 29030 pies / 8848,344m”.

Bajo esta captura también se puede leer: “Sin embargo, en el vídeo es imposible ver algo más que oscuridad y viento. No hay datos de GPS disponible”.

Tras reconocer en el informe que no se habían sido revisados los archivos de vídeo con el software recomendado por la propia marca GoPro para extraer los datos GPS de cualquiera de sus vídeos, nos decidimos a descargarlo y ver que podríamos encontrar. Y francamente, nos sorprendió el descubrir primero, que pese a lo que se afirma en el informe este archivo si cuenta con datos GPS y segundo, que esos datos GPS que Popier afirma que no existen, no indican la altura de la cumbre si no 8.822 metros.

Parece increíble que en un informe de verificación de un estamento de tanto prestigio como The Himalayan Database no se haga una simple comprobación de los datos GPS de los archivos que les entregan en este tipo de verificaciones. Resulta tan poco creíble que francamente, nosotros pensamos que si se leyeron estos datos pero que optaron por la opción más sencilla, afirmando en el informe que no se habían comprobado esos datos GPS y así evitar una gran polémica en la que su organización fuese el centro de atención.

Sobre todas las imprecisiones aparecidas en el perfil Movescount de Suunto en el que se recogen los registros GPS del reloj que llevaba consigo el español, el informe de verificación simplemente se remite a declaraciones anteriores de Kilian en las que afirmaba que “entre los 3 modos de precisión de su Suunto usaba el más bajo (autonomía de la batería durante 60 horas, 1 medida cada 60 segundos), de hecho, un modo de precisión diferente al usado en sus registros anteriores en otras montañas. Esto explica por qué los datos Suunto han sido menos precisos en ese tiempo que durante sus registros anteriores. Y menos preciso que los datos de GoPro”.

Y esto supondría otro error grave en el informe. Dejando a un lado que el modo de posicionamiento GPS de 1 cada 60 segundos es una opción de precisión “buena” según la propia marca y no el modo más bajo como se indica en el estudio, si nos remitimos a la propia web de Suunto en donde se explica el funcionamiento de sus modos de precisión, vemos rápidamente que usar la opción de precisión buena no implica que la posición GPS recogida ni mucho menos sea errónea, si no que los sensores recogen la información GPS 1 vez cada 60 segundos y que la inteligencia artificial del software realiza una media para el global del recorrido basándose en los puntos en donde si se recoge esa información, creando una estimación de datos entre esos puntos de información.

Pero el vídeo que Kilian afirma haber grabado desde la cumbre tiene una duración de 1 minuto y 10 segundos, con lo que de ser real, el reloj tendría que haber recogido la altura de 8.848 metros al menos una vez (según la marca de hecho si lo hizo y esta información se refleja en los datos en bruto mostrados en su portada).

Lo que resulta muy poco creíble son las explicaciones dadas por la propia marca a Rodolphe Popier, que aseguraría que “las imprecisiones que aparecen en el perfil se deberían a que en la portada se muestran los registros en bruto recogidos por los sensores del reloj, mientras que en el mapa y las gráficas se muestra la simulación que el software de la marca hace de esos datos en bruto”.

Llegados a este punto son 3 los motivos que nos hacen sospechar al pensar con calma en estas explicaciones. Por un lado, el informe de verificación confía plenamente en las explicaciones dadas por responsables de la marca, parte interesada en un supuesto fraude, y no se detiene a contrastar esas afirmaciones con ningún experto independiente (la marca Suunto es uno de los principales patrocinadores del español y ha sido una de las mayores beneficiarias del éxito de su atleta, un motivo que podría ser suficiente para haber manipulado los datos o incluso haber mentido sobre ellos en el caso de que Howitt estuviese en lo cierto).

Pero más sorprendente aún sería dar por válidas estas explicaciones, ya que de ser cierta la versión de la marca, significaría que mientras que los sensores del reloj habrían registrado la altura real de la cumbre y toda su aproximación, el software se habría “inventado” el resto de registros. Algo realmente muy poco creíble si nos paramos a analizarlo, ya que si tenemos en cuenta que el reloj estaba recogiendo las mediciones GPS 1 vez cada 60 segundos y si tomamos como ejemplo una velocidad de ascenso de 1 metro cada 30 segundos (una velocidad bastante rápida incluso para ascensos con uso de oxígeno como se puede observar en el vídeo), y teniendo en cuenta que según su propia filmación Kilian habría pasado más de un minuto en la cumbre, el reloj tendría que haber registrado la altura de 8.848 metros, un minuto después 8.846, un minuto después 8.844 metros, y así sucesivamente durante todo el ascenso y descenso pero que sin embargo, el software de la marca habría realizado una estimación de punto más alto de 8.593 metros de altura.

Algo realmente asombroso, pero lo es más aún si nos paramos a pensar en el objetivo de Suunto Movescount, una aplicación cuyo único fin es mostrar las bondades de los productos de la marca para intentar agrandar su comunidad con nuevos clientes que se sientan atraídos por estas bondades. Así que resulta cuanto menos extraño pensar que la marca Suunto esté mostrando y publicitando unos datos que demostrarían que su software es malo a rabiar, y que cuando estés a una altura de 8.848 metros, al llegar a casa su reloj te mostrará que habrás estado a 8.593m. Entendemos que esto no anima a comprar uno de sus dispositivos.

Con respecto a la trayectoria GPS nos llama poderósamente la atención otro pequeño detalle, y es que el mapa mostrado en el informe de verificación no coincide con el mostrado en la página web de Suunto, y mientras que el del informe se acerca bastante al punto de cumbre real el del perfil de Movescount se aleja bastante.

El mapa mostrado en el informe se acerca bastante a la cumbre real del Everest.

Pero el mapa real mostrado en la web se aleja bastante del punto de cumbre.

Conclusiones del informe

Para finalizar la parte de análisis que el informe realiza sobre la prueba más importante en la que se basa para calificar las cumbres como reales, Popier concluye:

“A pesar de que la película GOPRO224 no puede mostrar nada 100% concluyente de él arriba (principalmente oscuridad y viento), ese nuevo elemento objetivo de su altímetro solo puede validar que Jornet llegó a la cima. ¿Esto se conectará con el punto más alto de 8.848m en el resumen de Movescount y el rastreador de su mapa que muestra la cumbre? Se debe trabajar más con expertos para comparar y explicar mejor la precisión y los límites del sistema Suunto, Movescount y Gopro… y su resultado ser presentados oficialmente”.

Nuevamente lo afirmado en el informe arroja más sombras que luces. En primer lugar se da por creíble que el vídeo fue grabado desde la cumbre en función de los datos de altura ofrecidos por la aplicación Quick en su ordenador, mientras que ignora los metadatos GPS del archivo afirmando que estos no existen, los cuales realmente indicarían una altura diferente a la cumbre. Y pese a que Kilian se remite a este informe de verificación como garantía de cumbre, se concluye que “existen demasiadas dudas con el sistema GPS de los medidores que portaba el español y que habría que consultar con más expertos”.

Sobre la segunda cumbre del día 27 el informe solo recoge la falta de evidencias de que Kilian hubiese estado en la cima, pero afirma que al existir un escenario consistente da por buenas las palabras del español validando también esta segunda cumbre. Un escenario consistente que sitúa como creíble en función de un vídeo del que no ha sido comprobada correctamente su meta información, y del que además se dan datos erróneos en el informe al asegurar que no dispone de información GPS cuando un informe realmente independiente tendría que haber reflejado que esos datos GPS no registraron la altura de la cumbre. Esto no significa que esos datos sean los correctos, pero el informe al menos debería de haberlo reflejado.

Un informe sin demasiada validez

Pero la confirmación de la nula garantía que ofrece este informe de verificación realizado por Rodolphe Popier la recibimos por correo electrónico. Y es que es el propio Richard Salisbury, Director Técnico de The Himalayan Database, quien asegura Dan Howitt que no han revisado a fondo en ningún momento las escaladas de Kilian al Monte Everest. “No validamos ni expedimos certificados. Solo reportamos lo que los escaladores nos han dicho y complementan eso con otras fuentes. No hemos realizado ninguna investigación nosotros mismos de los reclamos de Kilian y ningún grupo de medios u organizaciones de montañismo nos ha solicitado su opinión, salvo una breve consulta de un verificador de hechos en una revista externa que quiere saber si podemos confirmar los ascensos (la respuesta fue que no pudimos confirmarlos). Rodolphe a veces trabaja independientemente de nosotros en varios temas, pero no se ha comunicado con nosotros sobre Kilian. Todavía estamos esperando que un importante grupo u organización de medios sobre alpinismo aborde este problema, hasta ahora nadie lo ha hecho”.

 

Nuestras conclusiones

Realmente es difícil no posicionarse por una u otra versión antes tanta imprecisión. Por un lado y como hechos comprobados tenemos el reclamo de dos cumbres sin ninguna evidencia en el momento de ser anunciadas, a pesar de que en una de ellas también se reclama un record de velocidad histórico. También tenemos unas mediciones GPS que señalan unos puntos de altura máxima muy inferiores a la cumbre y una trayectoria GPS alejada de la cumbre, además de un nuevo vídeo grabado desde la cima y publicado año y medio después, con una fecha de publicación manipulada y cuyos metadatos indican una altura inferior a la cumbre. Y por otro lado, tenemos al entorno de Kilian refiriéndose al informe de verificación como garantía máxima de que estas cumbres son reales y han sido comprobadas debidamente. Un informe de verificación con numerosas imprecisiones, incorrecciones y nada concluyente en sus afirmaciones, y que basa algunos de los puntos más importantes de su investigación en suposiciones no comprobadas, llegando a dar por válidas las versiones de las partes interesadas sin realizar las debidas comprobaciones.

Pero como nuestra intención nunca fue posicionarnos, queríamos comprobar de primera mano que opinaba Kilian sobre todas estas incorrecciones. Descúbrelo, en nuestra entrevista en exclusiva en la que responde a todos los interrogantes.

Especial Everest de Kilian Jornet

Martin Keller completa Ill Trill (8b+), un proyecto de más de dos años

El escalador suizo Martin Keller completa en Magic Wood uno de sus proyectos estrella, Ill Trill (8b+), tras más de 2 años de constantes...

Andreas Steindl consigue un nuevo record de velocidad en los Alpes suizos

El alpinista suizo Andreas Steindl completa la distancia desde el punto más bajo hasta el más alto de Suiza, en el Dufourspitze, en 8...

Hazel Findlay repite la histórica The Quarryman, de Johnny Dawes

La escaladora británica Hazel Findlay repite el clásico The Quarryman, una de las rutas más famosas del Reino Unido y una de las obras...

Dos 8b de boulder y 8a al flash para Natalia Grossman, de 19 años

La joven escaladora Natalia Grossman, quien saltó a la fama tras conseguir dos medallas de plata en el Campeonato Mundial Juvenil del año pasado...

Los nominados al Piolet d´Or 2020, con cuatro actividades españolas que optan al galardón

Un año más se publica la Big list, la lista de nominados al premio más prestigioso del mundo de las grandes montañas: los Piolet...
video

9a para Cameron Hörst, de19 años: White Lightning

El escalador estadounidense Cameron Hörst consigue, a sus 19 años, el primer noveno al que le pone la cadena, White Lightning, en la reserva...

OUTDOOR