Fame is a bitch. O la fama es una perra en la más benévola de las traducciones. Así titulaba el alemán Hannes Huch, fundador del mítico Café Kraft, el último artículo que ha publicado en su blog personal, RockBlock, con miles de lectores y en el que ha encendido la mecha agitando de lleno el mundo de la escalada profesional.

Hasta tal punto, que tanto algunos de los principales escaladores profesionales como algunos de los más importantes representantes de las grandes marcas están dejando sus opiniones al respecto, generando un enorme debate sobre la metodología entre los escaladores profesionales para evidenciar las ascensiones en las rutas más importantes que escalan, y más concrétamente, sobre si tendría que ser obligatorio para los escaladores profesionales grabar en vídeo una escalada importante para que esta sea dada por válida.

Café Kraft es una de las salas de escalada de mayor prestigio y cuenta con miles de seguidores a lo largo de todo el planeta.

Y en el caso de que no haya sido posible filmar el ascenso, bien porque no estuviese previsto el encadenamiento y no se haya preparado una filmación o bien porque la ruta sea demasiado larga como para recoger todo el ascenso con la perspectiva que daría una GoPro o cualquier teléfono móvil apoyado en un trípode, que al menos exista una grabación de la ejecución de la o las secciones más duras de la vía, hablándose incluso de que en tal caso, tal vez tendría que ser obligatorio que el escalador preparase la repetición de la vía con una correcta filmación, haciéndose oir algunas voces que incluso proponen que de negarse el escalador, la ascensión no debería ser dada por válida.

Said Belhaj ha dado numerosas charlas y conferencias sobre su ascenso a Acción directa.

Said Belhad y Acción Directa

Said Belhad es un joven escalador sueco que cuenta entre sus méritos el haber sido miembro del equipo nacional sueco de escalada o el ascenso de numerosas rutas de bastante importancia, como Papichulo, considerado como uno de los 9a+ más duros que existen o Cobra Crack, la gran fisura de Squamish que con su 8c está considerada como una de las rutas de escalada tradicional más difíciles del mundo.

Gracias a estos méritos está patrocinado por marcas tan importante como La Sportiva, Patagonia, Petzl o Friction Labs pero casualmente, por más que rebusquemos en las redes no encontraremos ninguna de estas ascensiones grabadas en vídeo. A lo máximo, llegaremos ver a Said preparándose en el rocódromo para Papichulo o unas cuantas filmaciones en las que a falta de encadenar, se le ve volando y cayendo en las secciones finales de un buen número de vías. Y es en este punto donde se encuentra toda la controversia.

En octubre de 2018, hace ya más de un año y dos meses, Said comunicaba en sus redes, sin excesiva alegría, la ejecución de una de las rutas que más le habían costado encadenar en toda su carrera, Acción directa, la gran obra maestra del histórico Wolfgang Güllich ascendida por primera vez en el año 1991.

«No pensé que llegaría a la cadena esta temporada, pero después de un descanso de 5 días escalando en Margalef regresé, y las temperaturas habían bajado a 8 grados. De alguna manera logré enviar ese día, pero mis dedos pagaron el precio… ¡y por supuesto, valió la pena!»

Said Belhaj en uno de sus fallidos intentos a Acción directa.

En aquel momento nada parecía extraño, y nadie se atrevió a cuestionar las palabras del escalador sueco. Hasta hace unos días, cuando tras una profunda reflexión de más de un año en el que ha intentado recopilar pruebas y evidencias al respecto, Hannes Huch hacía pública una dura reflexión en la que habla sin tapujos sobre Said, y en la que cuestiona seriamente la ascensión del sueco a la mítica vía de Frankenjura.

«El otoño pasado, Said Belhaj reclamó el ascenso de Action Directe. En este momento no creo que lo haya hecho, opinión que comparto con otros escaladores de élite. Como mis dudas comenzaron a aparecer, siempre esperé que Said ayudara de alguna manera a resolver las preguntas y, por lo tanto, el problema. Pero no lo hizo».

Hannes Huch y Said Bejhal durante uno de los intentos de filmación del ascenso de Said a Acción directa

Con este dardo directamente lanzado a donde más duele, comienza su artículo Hannes. El cual continúa: “¿Por qué no creo en su ascenso?.

Antes de explicar esto, déjenme decirles que pasé muchos días con escaladores de élite en Action Directe. No soy capaz de escalarla en absoluto, pero creo que sé exactamente lo que se necesita para hacerlo. Por ejemplo, pasé mucho tiempo con Dai Koyamada aquí. Dai es el único escalador no local que repitió rocas en Frankenjura de hasta 8c, por lo que puede decir que está totalmente sintonizado con el estilo de escalada de aquí. Y de todos modos es un gran escalador. Sin embargo, Dai tardó en repetir Action Directe. Regresó una y otra vez, y aunque fácilmente podía hacer los movimientos y costó mucho esfuerzo alcanzar la cadena. Igual que Iker Pou. O el local Markus Bock. Creció aquí, hizo un sinfín de rutas similares a Action Directe, tiene unos dedos de acero increíbles pero todavía necesitó bastante tiempo para enviarla”.

Said Belhaj en el paso clave de Acción directa. Fotografía de

La argumentación de Hannes

Pero las acusaciones que está vertiendo el alemán, quien goza de un cierto prestigio en el mundillo son de una gravedad tan extrema, que podrían incluso acabar con la carrera profesional de Said en el caso de que finalmente corra la certeza entre sus patrocinadores y seguidores de que no es un escalador honesto, o de que habría falseado sus ascensiones más meritorias. Y sabedor de las posibles consecuencias y quien sabe, quizás buscándolas, el alemán argumenta firmemente sus acusaciones.

En primer lugar y una vez pasado el tiempo, se muestra sorprendido con el final que está experimentando esta historia, ya que fue el propio Said quien se puso en contacto con Hannes hace ya más de dos años comentándole que quería grabar un cortometraje sobre su escalada a Acción directa, mostrándose convencido de ser capaz de ascenderla en un relativamente corto plazo. Además le dijo a Hannes que quería que él fuese el director.

Al ser un gran impulsor de la escuela de Frankenjura, de la que reside a tan solo 30 minutos, a Hannes le agradó la idea y dio el visto bueno al proyecto. En ese momento, le dió unas indicaciones muy claras al escalador sueco que este no cumplió:

«Si te sientes cerca del envío, llámame y te filmaré, porque es importante para la película que estamos haciendo. Él no hizo eso. Si no haces esto, filma al menos con un iphone, le dije muchas veces (lo cual es muy cómodo en Acción Directa ya que hay un pedestal en el costado que muchas personas usan para filmarse). Él no hizo eso».

El alemán también comenta que acompañó en dos ocasiones a Said en sendos intentos por filmar el ascenso a la ruta, una antes del supuesto encadenamiento y la otra después. Y según asegura, en ambas “se encontraba a millas de distancia de conseguir escalarla si quiera perno a perno”.

Said en otro de sus numerosos intentos, en una fotografía de Hannes Huch.

En ese momento sus sospechas comenzaron, y decidió iniciar su particular investigación en la que tras semanas de entrevistas, llegó a recibir incluso el testimonio de quien había sido el asegurador de Said durante sus viajes a Frankenjura, quien le corroboró que nunca vio al escalador sueco realizar el paso clave de la ruta, un espectacular dinámico a un pequeño agujero en el que solo entra una falange.

Con esta información Hannes asegura que trato de contactar con Said durante varias semanas intentando averiguar quien fue su asegurador durante el ascenso exitoso, y que solo tras la gran insistencia en sus mensajes este le respondió que había conocido a su asegurador mediante Instagram, y que no mantenía relación alguna con él. Pero al ir a su perfil, casualmente había sido borrado con lo que hasta ahora se desconoce si quiera si el supuesto asegurador existe realmente, y menos aún que certifique su ascenso.

El debate

No tuvieron que pasar demasiadas hojas del calendario tras hacerse pública la dura crítica para que publicaciones de todo el planeta se hiciesen eco de la noticia, empujados por la importancia de la ruta en la historia de la escalada unos, y lanzados al siempre tentador mundo de generar likes y visitas con historias amarillistas en las que reina la polémica otros. Y desde entonces tanto patrocinadores como escaladores del nivel de Adam Ondra, Fred Nicole o Daniel Woods han opinado al respecto. Y al ser preguntados sobre si debería de ser obligatorio documentar en vídeo los ascensos, las opiniones son bastante diversas, variando principalmente según la edad del escalador al que se le pregunte.

Mientras los más jóvenes, quienes han crecido en un mundo en donde las nuevas tecnologías han ido ganando cada vez más terreno se muestran bastante favorables a esta idea, sobre todo en modalidades como boulder o deportiva en donde tan solo con poner un trípode en el lugar adecuado se podría grabar la escalada completa de la mayoría de las líneas, los escaladores más veteranos son también los más nostálgicos, mostrándose totalmente en contra de perder el verdadero espíritu de la escalada libre, en donde la libertad y la despreocupación eran parte fundamental de este deporte. Mientras, escaladores tan importantes como Daniel Woods, Adam Ondra o Carlo Traversi se han mostrado favorables a que los escaladores que reciben fondos de sus patrocinios documenten en vídeo las ascensiones más importantes.

Las marcas sin embargo, coinciden todas al mostrar la confianza en los escaladores a los que patrocinan, no exigiendo ninguna de ellas evidencia alguna sobre sus ascensiones.

Said se defiende

Dada la repercusión que la noticia estaba generando en torno a su persona y conocedor de las posibles consecuencias, el sueco no ha tardado en salir al paso de tan graves acusaciones en un intento por lavar su imagen e intentar esclarecer la situación.

Y ha sido en una gran entrevista al medio digital alemán LaCrux en donde Said Belhaj ha querido defender su inocencia:

«En mi opinión, todo el enfoque de Hannes Huch es injusto. En mayo de 2018 estuve en Frankenjura durante una semana y planifiqué la ruta  Acción directa. Estaba en buena forma después de varios meses de boulder. Durante mi estancia trabajé en las secciones individualmente y pude hacerlas todas, incluso si todavía no tenía cerca unirlas para un encadene. No es cierto que no pudiera subir de perno en perno, como afirma Hannes Huch. Pero el salto fue difícil y complicado, solo lo logré una vez durante aquel viaje».

En la misma entrevista Said también cuenta una historia que no nos suena extraña, en la que un fanático escalador viaja en solitario a la escuela en la que aguardan sus más ansiados proyectos ante la imposibilidad de ser acompañado por sus amigos o conocidos, y en la que corrobora que fue un escalador desconocido quien le aseguro durante el supuesto exitoso ascenso.

Ante una situación tan peculiar, escaladores como Daniel Woods han sugerido a Said repetir la vía y callar así los rumores, ante lo que Said ha expresado negativas descartando la idea. Sin embargo, y también en el medio digital LaCrux, Said si ha querido hacer público un pequeño comunicado, en un intento por zanjar la situación:

«Entonces, fui a escalar un día. Lo siento, pero no puedo probarlo, pero puedes aceptar mi palabra. Esto es lo último que diré sobre este tema. Me parece indigno responder más por quién soy y por lo que he hecho en mis 30 años de escalada. Quiero que todos respeten este hecho ya que no hay más que decir o hacer. Normalmente me interesa la discusión y el diálogo, preferiblemente en la vida real. Pero como esta situación nunca fue ninguna de estas cosas, he terminado con todo el asunto. Y además, hay otros 99 problemas reales, este no es uno. Ahora seguiré adelante, centrándome en los viajes, la cultura, la música y la escalada como de costumbre. Y tomando un descanso de las redes sociales, estas plataformas al final no están donde está sucediendo la vida, especialmente cuando se usan de esta manera».

Y tu, ¿que opinas sobre el tema? ¿Debería de ser obligatorio grabar las ascensiones? El debate está abierto.

Martin Keller completa Ill Trill (8b+), un proyecto de más de dos años

El escalador suizo Martin Keller completa en Magic Wood uno de sus proyectos estrella, Ill Trill (8b+), tras más de 2 años de constantes...

Andreas Steindl consigue un nuevo record de velocidad en los Alpes suizos

El alpinista suizo Andreas Steindl completa la distancia desde el punto más bajo hasta el más alto de Suiza, en el Dufourspitze, en 8...

Hazel Findlay repite la histórica The Quarryman, de Johnny Dawes

La escaladora británica Hazel Findlay repite el clásico The Quarryman, una de las rutas más famosas del Reino Unido y una de las obras...

Dos 8b de boulder y 8a al flash para Natalia Grossman, de 19 años

La joven escaladora Natalia Grossman, quien saltó a la fama tras conseguir dos medallas de plata en el Campeonato Mundial Juvenil del año pasado...

Los nominados al Piolet d´Or 2020, con cuatro actividades españolas que optan al galardón

Un año más se publica la Big list, la lista de nominados al premio más prestigioso del mundo de las grandes montañas: los Piolet...
video

9a para Cameron Hörst, de19 años: White Lightning

El escalador estadounidense Cameron Hörst consigue, a sus 19 años, el primer noveno al que le pone la cadena, White Lightning, en la reserva...

OUTDOOR